Una comitiva en representación de la cartera de Seguridad Argentina viajó a los Estados Unidos para mantener reuniones con organismos de seguridad de ese país. Entre ellos, se reunieron con directivos de la agencia antidrogas norteamericana (DEA), del Departamento Federal de Investigaciones  (FBI) y la Oficina de Seguridad Interior (Homeland Security).

La misión tuvo como objetivo unificar criterios de combate en la región en la lucha contra el narcotráfico, y allanar el camino a fuerzas especiales norteamericanas para instalar agentes en el norte del país, con la justificación puesta en el terrorismo.

La cabeza de la misión estuvo a cargo de la ministra de seguridad, Patricia Bullrich, quien aseguró que “especialistas estadounidenses se incorporaran a trabajar en la lucha contra el narcotráfico en la triple frontera”.  “Nos pedían que nosotros mandemos la droga a Estados Unidos para que ellos pudieran analizar de dónde venía, pero esto sería un incordio porque nos obligaba a pedirle a cada juez que autorizara la salida del material incautado. Entonces, es mejor que nos envíen la tecnología a la Argentina, nos formen a la gente, y nosotros analizamos las sustancias”, dijo la ministra.

“Es importante para nuestro gobierno poder colaborar con ellos y ellos colaborar con nosotros. Le hemos ofrecido tener un trabajo conjunto en la Triple Frontera por el tema terrorismo, y creemos que también vamos a poder contar con una representación de otras agencias, además de la DEA, que nos permita tener una mirada más profunda de lo que ahí está ocurriendo”, le dijo a Télam, Gerardo Milman, secretario de Seguridad Interior, organismo dependiente del ministerio conducido por Bullrich.

En su gira, la ministra selló el compromiso de instalar una “task force” (fuerza de intervención) en la provincia de Misiones con el objetivo de combatir el narcotráfico y el terrorismo. Para Bullrich, lo que se necesita “es un centro de análisis con Paraguay y Brasil, efectivamente, no tanto sobre la discusión teórica sino quiénes, dónde y cómo operan y cuáles son las vinculaciones del terrorismo con el narcotráfico”

El diputado mendocino Guillermo Carmona, vicepresidente de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados, solicitó que “aquellos funcionarios que sospechan, a partir de las sospechas estadounidenses, de presencia del grupo  Hezbollah y otros grupos terroristas en la Argentina, deberán dar precisiones en el Congreso”.

Carmona se refirió también a la puesta en marcha de “las Fuerzas de Despliegue Rápido” (FDR), anunciadas por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en la que se propone  la creación de un equipo especializado conformado por las tres fuerzas armadas, con el objetivo de brindar apoyo logístico al ministerio de Seguridad sobre cuestiones vinculadas al narcotráfico y al avance de grupos “extremistas mapuches”

El diputado sostuvo que “hemos visto los efectos nefastos que generaron esas políticas en países como México y Colombia. El involucramiento de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico ha generado en esos países una enorme corrupción y una escalada permanente de la violencia y la inseguridad”.

Y aseguró que plantearan desde el Congreso la ilegalidad de esta medida. “Vamos a denunciar que Argentina está incursionando en prácticas que ya vivimos en la década del setenta y que derivaron en el terrorismo de Estado”, dijo Carmona en una entrevista al diario Contexto.

Argentina inaugura una nueva etapa de “intimidad” con los Estados Unidos sobre cuestiones vinculadas a la seguridad nacional, en las vísperas de la organización de la cumbre del G20 el próximo 30 de noviembre.

Ante la difícil misión de engendrar la idea de un grupo extremista y peligroso para la seguridad nacional, vinculado a pueblos originarios, el gobierno parece concluir su intención de permitir la llegada de agentes norteamericanos por medio de un plan B, pero ya conocido, La presencia de grupos extremistas pro iraníes en la triple frontera.

De esta forma, los Estados Unidos consigue un objetivo pretendido desde hace décadas en la región. Con la anuencia de los presidentes de Brasil, el interino Michel Temer, y de Horacio Cartes en Paraguay.

Fuente y foto: Va Con Firma