Los diputados nacionales del bloque del PJ-Frente para la Victoria, Darío Martínez y Rodolfo Tahilade, ampliaron la denuncia presentada en su momento contra el ministro de Finanzas, Luis Caputo, tras la revelación de que la firma Noctua, vinculada con el funcionario, fue una de las compradoras del bono que el gobierno emitió a cien años de plazo.

En la presentación judicial dan cuenta que las periodistas Emilia Delfino y Sandra Crucianelli, integrantes del Consorcio de Periodistas que dieron a conocer los “Paradise Papers”, publicaron el 11 de febrero una nota titulada “El ministro Caputo ocultó que era dueño de offshores en Islas Caimán” donde brindan más información que ratifica y complementa lo denunciado por los suscriptos en esa causa.

Le informan al magistrado que en la ampliación presentada anteriormente “informamos a acerca de la vinculación entre la emisión del “bono a 100 años” y la investigación de los “Paradise Papers. Dado que la emisión del bono no sólo resultó ruinosa para el Estado Nacional, sino que existía la posibilidad que el propio ministro Caputo se hubiera beneficiado a partir de la emisión de ese instrumento”.

Asimismo, los legisladores agregaron copia de una nota periodística publicada en el diario Perfil que ratifica aquella vinculación en la que queda comprobada la responsabilidad del ministro.

En la nota en cuestión, se observa que Caputo era accionista de dos compañías y dueño de una gerenciadora de fondos de inversión en Miami a partir de información surgida de documentación oficial de la Securities and Exchange Commision (SEC), la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos, a la que accedieron las periodistas.

La publicación detalla que “el funcionario fue, entre agosto de 2009 y julio de 2015, el principal accionista de la sociedad Princess International Group, radicada en Islas Caimán siendo titular del 75% de las acciones”.

Caputo omitió consignar esa información en las declaraciones juradas que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA) al ingresar a la función pública en diciembre de 2015, cuando debía comunicar sus bienes y acciones del período fiscal 2014. También volvió a ocultar la información en 2016, cuando debió informar su patrimonio correspondiente al inicio de 2015.

También se corroboró que a través de esta compañía, Caputo era el dueño de entre el 50% y el 74% de otra offshore: Affinis Partners II, también radicada en Caimán y dueña de Noctua, la gerenciadora de fondos de inversión radicada en Delaware y Miami.

En definitiva, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, no solo era gerenciador de los fondos de inversión de Noctua en Caimán, sino que también era el dueño de la empresa que administraba estas inversiones secretas, detallan.

Los legisladores informan al juez que la omisión por parte de Caputo podría haber sido empleada para garantizar que, desde la cartera de Finanzas, el propio ministro pudiera operar o beneficiar a estos fondos –y/o a las personas beneficiarias- sin que saliera a la luz su incompatibilidad para realizar tales negociaciones.

El hecho quedó claramente comprobado cuando el Fondo “Noctua” suscribió el llamado “Bono a 100 años”. Es decir, que el propio ministro emitió un bono que un fondo creado por él luego suscribió, según consignan Martínez y Tahilade.

Los diputados del PJ/FpV, dicen finalmente en su presentación, que “como explicamos oportunamente en la denuncia produjo un fenomenal perjuicio para el Estado y un fabuloso beneficio para los inversores. Ahora sabemos que el fondo Noctua, creado por el ministro Caputo, fue uno de los inversores fabulosamente beneficiado”.

Fuente: va Con Firma

Foto: Perfil