La larga parálisis que sufrió el Estado neuquino como consecuencia de políticas no explicitadas ni justificadas se ha cobrado víctimas concretas, entre ellas, el del cuerpo de Guardafaunas provinciales, que estuvo varios meses sin director, con serias carencias que obligaron incluso a andar mendigando combustible para cargar en sus vehículos.

Néstor Skruta, jefe de la zona sur, confirmó, en declaraciones a la radio AM 500, que al igual que en la zona norte reciben combustible a cuentagotas, los móviles no están en condiciones mecánicas, no reciben caja chica, y otras dificultades que deben afrontar a diario, lo que en la práctica ha redundado en un virtual incumplimiento de las tareas que en realidad tendrían que desplegar sobre un vasto territorio.

“La provincia nunca le dio la importancia que le tuvo que dar. Después de 34 años que tengo en Fauna, nunca vi una situación como ahora, donde no se da importancia a los recursos naturales,” dijo Skruta.

Agregó que “recién ayer se firmó la estructura de Fauna, pero no salió el decreto, desde noviembre estábamos en el aire”

A pesar de tener un área de cobertura de 400 kilómetros, con once guardafaunas, solamente están controlando en cercanías de Junín de los Andes.

“Ponen la plata donde rinde políticamente”, sentenció, amargamente, el guardafauna.

Fuente y foto: Diariamente Neuquen