La información surge de documentos oficiales de la Securities and Exchange Commision (SEC), la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos.

En noviembre de 2017, la investigación de Paradise Papers reveló que Caputo había sido gerenciador de los fondos de inversión de “Noctua” en las islas Caimán. Ahora, documentos de la SEC demostraron que Caputo era también el dueño de la empresa que administraba estas inversiones secretas.

La omisión por parte de Caputo podría haber sido empleada para permitirle, desde la cartera de Finanzas, operar o beneficiar a estos fondos y/o a las personas beneficiarias de los mismos sin que saliera a la luz su incompatibilidad para realizar tales negociaciones.

Esto se comprobó cuando el Fondo “Noctua” suscribió el llamado “Bono a 100 años”, hecho que ya denunciaron ambos diputados previamente.

Es decir, el propio ministro emitió un bono que un fondo creado por él mismo luego suscribió. Esto produjo un fenomenal perjuicio para el Estado y un fabuloso beneficio para los inversores, entre los que se incluye el Fondo “Noctua”, propiedad del ministro.

Darío Martínez dijo que cuando en su momento él hizo la denuncia, planteó que la operatoria era ruinosa para los argentinos pero que seguramente escondía algún negocio para un amigo del poder.

“Lo que queda demostrado ahora es que el amigo del poder era el mismo Caputo quién operaba el fondo de inversiones que se quedó con el bono” afirmó el diputado nacional.