Uno de los principales puntos que dejó la multitudinaria marcha convocada por algunos sectores de la CGT, las dos CTA, la Corriente Federal de los Trabajadores, la CTEP y los movimientos sociales que la conforman; a la que se sumaron diferentes sectores del peronismo, de la izquierda y gente de a pie; fue que los une el espanto a las políticas de Cambiemos.

El gobierno logró que dirigentes del peronismo como Hugo Moyano, Alberto Fernández, Aníbal Fernández, Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Jorge Taiana, intendentes del conurbano, representantes de sectores sociales como Hebe de Bonafini, Raúl Zaffaroni; volvieran a encontrarse dando una nueva señal de unidad de cara al 2019.

“No venimos a amenazarlos, no somos desestabilizadores, somos hombres y mujeres de trabajo que venimos a decirle al gobierno que no apliquen más políticas que hambreen a nuestros trabajadores y a nuestros hijos, porque están hipotecando al país”, definió en el cierre del acto Hugo Moyano, uno de los sindicalistas que convocó a la multitudinaria movilización que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires.

Y agregó que “todo lo que anuncia” el gobierno “es mentira” y se “ríen de nosotros”; ya que “la política económica que llevan adelante es para perjudicar a los que menos tienen”.

Hugo Yasky, diputado nacional por Unidad Ciudadana y secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), fue el anteúltimo orador y remarcó que este día “va a quedar en la historia como el día de la unidad de los trabajadores; el día de la dignidad de los que no nos ponemos de rodillas frente a la prepotencia de un gobierno de patrones”.

El gremialista docente se refirió a la persecución judicial contra los políticos y sindicalistas y señaló que “que cada vez que salimos a la calle, este gobierno llama algún juez amigo e inventa alguna causa”; por lo que sostuvo que “si quieren buscar delincuentes, si quieren buscar ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50, en la Casa Rosada, ahí están los que tienen que ir a buscar”.

Yasky le agradeció a Hugo y Pablo Moyano por “atreverse con el mandato de esta marcha” que significa la “unidad de los trabajadores” y para “construir una nueva unidad del sindicalismo y del movimiento social”.

El secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, redobló la apuesta y amenazó con convocar a un paro nacional “si no paran con el ajuste y con los despidos”.

“Volvámonos a juntar pronto si no hay respuestas, mostremos la unidad dentro de la diversidad para decirle basta a estos tipos”, remató.

“Hay más de 1 millón y medio de pobres en este país, este gobierno los ha multiplicado, y nos quieren hacer creer que están llevando adelante políticas que en el futuro van a beneficiar al país”, sentenció Moyano ante la multitud que escuchaba su discurso.

En su discurso de cierre, el representante de Camioneros sostuvo que “los gorilas no pueden estar más en la conducción del país” e instó a los “compañeros” a prepararse “para que cuando llegue el momento de expresar la voluntad democrática, sepamos elegir”.

A pesar de que los medios concentrados de comunicación intentaron e intentan imponer que la marcha fue convocada por una disputa personal entre Hugo Moyano y el gobierno; los miles de manifestantes demostraron que la oposición popular contra la gestión de Cambiemos está en ebullición y hay una fuerte vocación de unidad.

La marcha terminó alrededor de las 16 con una desconcentración rápida y sin incidentes, un hecho positivo luego de las últimas represiones desatadas en las manifestaciones contra la ley de reforma previsional.

El titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, se refirió a este tema y sostuvo que los trabajadores “dieron una muestra de que se saben cuidar solos” y que “no hace falta que apenas terminado el acto empiece una cacería”.

Palazzo, que ya realizó tres paros este año contra la oferta del 9% en las paritarias, dijo en respuesta al gobierno que acusó a los sindicalistas de violentos que “violencia es robarles a los jubilados en el Congreso cuando aprobaron la reforma previsional, violencia es una nueva ley laboral que quite derechos y violencia es ponerles techo a las paritarias”.

Y convocó a “transitar unidos y juntos el camino de la resistencia a este gobierno” ya que “hoy la única grieta es entre quienes pueden llevar un plato de comida a su casa y quienes no”.

La apertura del acto estuvo a cargo del triunviro de la CGT, Juan Carlos Schmid, que presentó los seis puntos que dieron nacimiento a la marcha, que son el repudio a la baja de las jubilaciones; por unas paritarias libres y sin tope; por el rechazo a la reforma laboral y al “megadecreto de necesidad y urgencia”; para apoyar a las organizaciones sociales en conflicto; y para pedirle a los legisladores “que no apoyen leyes que cercenan los derechos de los trabajadores y de los sectores más postergados”.

Por el lado de los movimientos sociales, el titular de la CTEP, Esteban Castro, repudió la “estigmatización” de los pobres, evocó al Papa Francisco y criticó “al gobierno de CEOS”.

Y cerró diciendo que “jamás vamos a perder la conciencia que hemos recuperado como trabajadores”.

Entre los asistentes a la marcha, el ex canciller Jorge Taiana señaló que “esta marcha multitudinaria y multisectorial expresa el repudio a una política que empobrece a la mayoría, que perjudica especialmente a los trabajadores y a los jubilados y que destruye la producción nacional”.

“Hoy fuimos miles los que salimos a la calle para reclamarle al gobierno que deje de avasallar nuestros derechos y que escuche a los sectores que sufren por la implementación de estas políticas de ajuste”, completó.

Fuente: Va Con Firma

Foto: Pepe Mateos