Tucumán. Un chico de 11 años murió al recibir un disparo en la nuca cuando iba como acompañante en una moto cuando coincidieron en una supuesta persecución y posterior tiroteo de la policía con un grupo de jóvenes también motorizados  por la capital tucumana. El hecho ocurrió ayer a la madrugada en avenida Avellaneda y pasaje Río de Janeiro, y también resultó herido de un balazo un adolescente de 14 años, que fue hospitalizado, aunque está fuera de peligro.

Debido a las heridas, el niño llegó muerto al hospital Padilla, adonde también fue llevado el adolescente que iba en la moto con él, quien está fuera de peligro y al ser dado de alta será entregado a sus padres por orden del juzgado de Menores. “Lo mató la Policía”, aseguró Juan, de 14 años, antes de ingresar a la fiscalía. La fiscal de turno, Adriana Giannoni, ordenó el secuestro de las armas reglamentarias utilizadas por el personal policial y dispuso que la investigación sea realizada por el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF). Además, pidió la detención de los dos policías.

Declaró que sólo pasaban por ahí

El menor de 14 años que estaba con Beltrán fue a declarar con su madre y su abogado: dijo que él y su amigo no tuvieron nada que ver con el tiroteo, sino que circulaban circunstancialmente por ahí y quedaron en medio del enfrentamiento entre los policías y un grupo de jóvenes.