Desde un día antes varios tractocamiones fueron colocados entre la actual cerca y los prototipos, bloqueando la vista de los manifestantes.

Defensores de los migrantes planeaban quemar una piñata con el rostro de Trump para expresar su rechazo a la propuesta del Muro. Pero se encontraron con un enorme despliegue policíaco en el que también participaron autoridades norteamericanas.

Por momentos parecía que los estadounidenses coordinaban las medidas de seguridad desde México mientras militares y policías vigilaban por encima de la malla divisoria. La policía federal mexicana impidió que la protestas llegaran al límite territorial. Les permitieron colgar sus mantas con consignas contra la política norteamericana, pero no eran visibles del lado estadounidense.

Manuel Galaviz es uno de los que vino de California para protestar desde México… Nació en Jalisco y llego ilegalmente a la Unión Americana cuando era niño. Hoy es estudiante de posgrado en la Universidad de Texas y quiere que a las nuevas generaciones no se les niegue la oportunidad de progreso que él y su familia tuvieron.

Otros ciudadanos norteamericanos llegaron desde Los Ángeles pues en San Diego las protestas solo fueron permitidas en lugares designados por la autoridad y muy alejados del mandatario. Sin mucho ruido pero de manera elocuente repudiaron a su presidente

Uriel González dirige el principal albergue para menores de edad en esta frontera y también permaneció en la colonia Las Torres frente a los prototipos aunque nunca vio a Donald Trump. Está convencido de que las actuales políticas norteamericanas están separando familias de manera injusta.

También llegaron medios de comunicación de México, de Estados Unidos y Agencias internacionales de noticias. Parecía que había más prensa que policías y más policías que manifestantes.

Al final la movilización se realizó sin incidentes mayores y los activistas se regresaron sin poder quemar su piñata. Retiraron su pancartas de la malla mientras Donald Trump viajaba a Los Ángeles, su siguiente parada en California un estado que voto mayoritariamente contra él. Pero a estos manifestantes probablemente ni los escuchó ni los vio.

Fuente: Tijuana Press