El Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímico- SAFYB, que releva anualmente el consumo de fármacos por categoría, detectó en el último trienio un creciente consumo de productos para el dolor, no solo los de venta libre como aspirina, paracetamol o ibuprofeno, sino también de los recetados tipo “opiáceos” como oxicodona, codeína y morfina.

El secretario general del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, dijo: “Emitimos un alerta debido al aumento en el uso de analgésicos. Según los datos que manejamos, hubo un 30% de incremento entre 2015 y 2017, por lo que la automedicación en nuestro país es creciente y se acrecientan los riesgos. La gente cree que los analgésicos no producen ningún efecto y están equivocados. Me parece que es momento de educar y mermar la excesiva publicidad de analgésicos”.

El 85% de los adultos utiliza analgésicos de venta libre. Dos tercios lo hace mensualmente y un tercio semanalmente, aunque sin conocimiento sobre cómo seleccionarlos e ingerirlos adecuadamente.

¿Será que no sabemos qué hacer con tanta alegría?

 

Fuente: mejor Informado