por Laura Manfredi –

El presidente de Socma (controlante de Sideco, la empresa que brindó el préstamo por 49 millones de dólares a la offshore de Franco Macri) es Gianfranco, hijo de Franco, hermano del presidente y nuevo protagonista de escándalos que lo alejan del bajo perfil que lo caracterizaba.

Luego de figurar como presidente de ocho empresas offshore según la filtración de documentos conocida como Panamá Papers y de ser denunciado por Interpol Alemania junto a su hermano Mariano por una fiscalía de Hamburgo que sospechaba de lavado, apareció segundo en el listado de los mayores allegados a Mauricio Macri que entraron en el blanqueo impulsado por Cambiemos.

La investigación de Horacio Verbitsky había revelado que el hermano presidencial había blanqueado 622 millones de pesos, un estimado de 35,5 millones de dólares. Sin embargo, los capitales blanqueados continúan fugándose. Esta vez hacia Estados Unidos, en donde Gianfranco decidió abrir una fábrica con múltiples locales boutique de la chocolatería Vasalissa Chocolatier, colocando una inversión inicial de tres millones de dólares.

No es un caso aislado. Ayer la familia Macri siguió dando de qué hablar. Una investigación exclusiva de Tomás Lukin para Página12 mostró que el padre del presidente administró un autopréstamo millonario. Lo hizo desde Sideco Americana hacia Framac (acrónimo de Franco Macri) Internacional LLP, una sociedad radicada en Londres.

De esta forma, la ecuación familiar continúa operando: hacer el dinero a costa del Estado argentino, radicar las ganancias en paraísos fiscales, legalizarlo a través de los sinceramientos fiscales propuestos por su propio hermano y volver a sacarlos del país para invertir en otros territorios.

Los chocolates, el nuevo negocio familiar

Sin salir de los negocios familiares, Gianfranco Macri se asoció a Ivan Canales Vandewijngaerden, ex presidente de Bonafide, para ingresar al rubro alimenticio. Se trata de una master franquicia (es decir, una autorización para explotar la marca y conceder franquicias en una zona geográfica determinada) de Vasalissa Chocolatier, para ingresar la marca al mercado estadounidense. Desde la empresa definieron al hermano presidencial como “un amigo cercano de muchos años con quien hace tiempo vienen analizando este nuevo desafío”.

El presidente de Socma Americana, en su nueva sociedad y según informa la revista Apertura, planea instalar “una planta productiva propia en la zona de Doral, Florida, y cinco locales, el primero de ellos en Miami”. La inversión de Gianfranco Macri será de tres millones de dólares, ingresos blanqueados gracias al decreto firmado por su hermano e invertidos posteriormente en el extranjero. Apertura agrega: “Nueva York y otras ciudades de la costa este son algunos de los destinos que analizan desde la empresa para inaugurar sus otras boutiques”. Los negocios no se extienden a la Argentina.

Los vínculos entre Gianfranco e Iván Francisco Fidel Canales Vandewijngaerden no acaban en la nueva sociedad. El ex bonafide es fanático del Golf y su socio preside el selecto Buenos Aires Golf Club de San Miguel, partido en el que intentó lanzarse a la política en el 2015 con un frustrado final. Los Macri y el chileno también comparten abogado: el Estudio Bruchou, Fernández Madero & Lombardi figura en diversas convocatorias publicadas en el Boletín oficial como Estudio a cargo de empresas vinculadas a Iván Canales.

El mismo Estudio fue hacedor de grandes negocios con el macrismo. El periodista Ari Lijalad explicaba en este mismo portal que el Estudio Bruchou, Fernández Madero & Lombardi fue “el único asesor legal argentino de los bancos que participaron en la emisión del bono a 100 años que lanzó Macri por 2.750 millones de dólares. Organizaron el préstamo que recibió el Banco Central por más de 5.000 millones de dólares al inicio de la gestión Macri-Sturzenegger. También participaron de colocación de más de 5.000 millones de dólares deuda de la provincia de Buenos Aires bajo impulso de Maria Eugenia Vidal”.

Vandewijngaerden es también, desde 2011 y según publica en su cuenta de Linkedin, Director de Molinos de Chile y Río de la Plata Holding S.A., conglomerado empresario que celebró el resultado de las últimas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias a favor de Cambiemos: es “una bocanada de aire fresco” para el clima de negocios, habían declarado, junto a otras compañías como el Ingenio Ledesma, Mercedes Benz y Camuzzi Gas Pampeana.

El Decreto que salvó a Gianfranco

El proyecto de Blanqueo de Capitales que el gobierno lanzó en 2016 se implementó mientras salían a la luz las cuentas offshore en Panamá y en Bahamas de distintos integrantes de Cambiemos, incluyendo a Mauricio Macri. Bajo la excusa de pagarle a los jubilados a través del Programa de Reparación Histórica, el presidente legalizó que los grandes evasores blanqueen los fondos escondidos en paraísos fiscales:  “El blanqueo suele ser un mal menor para que traigan el dinero al país, pero en este caso sólo hay perdón impositivo y no repatriación de capitales.  A través de las filtraciones de los Panamá Papers y el HSBC ya se sabe quiénes son los evasores, que presuntamente cometieron delitos. Lo que hay que hacer es juzgarlos. Esto es como una autoamnistía porque es perdonarlos cuando ya sabemos quiénes son”, había declarado el ex ministro de Economía, Axel Kicillof.

Aquel proyecto permitía el blanqueo de capitales de familiares de funcionarios y habilitaba la declaración de capitales de terceros. Beneficios que primero fueron quitados para ser aprobado en el Congreso para luego volver a permitirse a través de un Decreto firmado por el propio presidente. Fue gracias a aquel DNU que Gianfranco logró blanquear 622 millones de pesos: “Que mi hermano haya blanqueado es un derecho que le daba la ley”, sostuvo Mauricio Macri durante una conferencia de prensa semanas después de que se conozca la operación.

En total, distintas personas cercanas a funcionarios nacionales, habrían blanqueado más de 2300 millones de pesos. Los nombres que circularon ya conocidos por nuestros lectores: El empresario y socio presidencial Marcelo Mindlin blanqueó bienes por 770 millones de pesos; el ex Cardenal Newman Nicolás Caputo blanqueó 465 millones de pesos y el primo del jefe de gabinete,  Alejandro Jaime Peña Braun, 109 millones de pesos.

Que el blanqueo de Gianfranco saliera a la luz trajo también problemas a Mauricio: Según Página/12,  el hermano menor blanqueó cinco veces más de lo que declaró su hermano Mauricio, por lo que la justicia investiga posible omisión maliciosa en la declaración jurada del Presidente.

Gianfranco Macri

Integrante de los directorios de varias empresas familiares, Gianfranco Macri acostumbra a figurar en la escena. Su nombre apareció también en la filtración conocida como Panamá Papers en donde se lo vinculó con, por lo menos, ocho empresas a su nombre. “Resulta sospechoso que tenga creadas ocho empresas, y cinco de esas compañías fueron fundadas el 12 de diciembre de 2007, dos días después de la asunción de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno Porteño por primera vez”, explicaba el periodista Ezequiel Orlando. Por estas empresas Interpol Alemania remitió a las oficinas de Interpol Argentina, Uruguay y Panamá operaciones sospechosas de Gianfranco y de Mariano, otro de los hermanos Macri.

Gianfranco es también presidente del Buenos Aires Golf Club – propiedad de Socma –  considerada una de las mejores canchas del mundo por la revista Golf Digest, en donde Barack Obama junto al presidente durante su visita al país. Quizás por ello, en junio de 2016 decidió participar activamente del armado del Pro en San Miguel, en donde queda el Club de Golf.  Coordinó una reunión con más de 80 dirigentes para expresarles su apoyo y colaboración, además de haber trabajado activamente en la fiscalización de aquel distrito durante las elecciones nacionales.

El hermano menor del presidente también se encuentra involucrado en el CorreoGate, por su posición en las empresas familiares dueñas en su momento de Correo Argentino.

Fuente: Nuestras Voces