El Gobierno admitió que el ARA San Juan tenía la misión de espiar a los barcos y aviones ingleses en las Islas Malvinas. Así lo confirmó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el informe a la Cámara de Diputados.

A cuatro meses de la desaparición del submarino, ante la consulta de un legislador, el funcionario respodió el miércoles que “el objetivo táctico prioritario de esta patrulla era la localización, identificación, registro fotográfico/fílmico de buques frigoríficos, logísticos, petroleros, buques de investigación de otras banderas, que se encontraran realizando alijo con un buque pesquero”.

Aclaró, adicionalmente, que “como objetivos materiales secundarios de esta actividad se establecieron buques y aeronaves que operan desde las Islas Malvinas”. Peña adicionó como confidencial un anexo donde se detalla la “Orden de Operaciones COFS N 04/17 C”.

El ARA San Juan emitió la última comunicación radial con la Base Naval Mar del Plata el 15 de noviembre. Desde entonces se desconoce el paradero de los 44 tripulantes, más allá de que la Armada confirmó que se percibió un “fenómeno acústico coincidente con una explosión”.

Fuente: El Destape / Infobae