La sra. Intendenta expresó, en medios locales, que el resultado de su viaje a Buenos Aires, fue que ese organismo nacional finalmente no financiaría la pavimentación de los callejones y que continuaban las gestiones con acuerdos pero sin certezas sobre la travesía urbana de la ruta 40, sin embargo, sí había acuerdo que ese organismo ayudaría a financiar internacionalmente la ruta alternativa sur (RAS) si el municipio se encargaba de la elaboración del proyecto ejecutivo para dicha obra.

                La pavimentación de los callejones formaba parte de los puntos prioritaritos elaborados por la comisión creada a tal efecto, para tratar la emergencia vial declarada en el Municipio el año pasado y por el Consejo de Planificación Estratégica (CoPE) que la misma intendente preside. Entre otros puntos prioritarios como mejorar el acceso y la iluminación de los ingresos a los barrios de vega Maipú, Cordones de Chapelco y Chacra 32; como así también las rotondas en distintos puntos de los callejones.  

                En suma, los anuncios de la intendenta significan en la práctica: la no descongestión de la ruta 40, significa que los vecinos que realmente viven en los barrios periféricos deben seguir sufriendo inseguridad en el tránsito, que los peatones y sobre todos los niños de las escuelas sigan en riesgo cada vez que cruzan al ruta, que los automovilistas sigan rompiendo sus vehículos en los callejones y mucho más. Significa también desconocer lo que desde estos espacios institucionales convocados por el propio municipio definieron como la principal prioridad para la seguridad vial de la localidad.

                La ilusión de una futura RAS en cambio, además de que es sólo eso: una ilusión, ya que lo único anunciado es el apoyo de Nación luego que el municipio realice “las normativas, expropiaciones y acuerdos necesarios”, implica que se mantengan todas las condiciones de inseguridad expuestas anteriormente en los lugares donde si viven realmente personas. Sobre todo teniendo en cuenta que para su posible concreción no solo falta mucho más que una gestión sino que este no es un tema que tenga el consenso necesario ni prioritario como quedo en evidencia en la comisión de la emergencia vial y el CoPE.