Luego de que su cuerpo fuera hallado a 23 días de comenzada la búsqueda, los resultados preliminares de la autopsia practicada a Lorenzo Muñoz el  hombre que asesinó a su ex pareja, Karina Apablaza, y a la hija de ella, Valentina, el 22 de febrero en Neuquén, establecieron que se suicidó. El hallazgo había ocurrido tras más de dos semanas de operativo de búsqueda en el que participaron más de 140 policías, motociclistas, perros y un helicóptero. El hermano de Apablaza denunció que Muñoz estuvo siempre escondido en las cercanías de Las Ovejas –el pueblo de unos 1300 habitantes donde se cometieron los femicidios– y que la investigación “fue inoperante”. Al momento de matarlas, sobre Muñoz pesaba una orden de restricción de acercamiento a la mujer y su hija, de quien había abusado sexualmente. El gobernador, Omar Gutiérrez, sostuvo ayer que las fallas durante la búsqueda del femicida son “motivo de investigación de la Justicia”.

El cuerpo de Muñoz fue encontrado el sábado pasado, colgado de un árbol en un descampado, a unos 300 metros del lugar en donde mató a Karina Apablaza, de 31 años, y a Valentina, de 11, y a 150 metros de la casa de su cuñado, el pastor Onofre “Fito” Merino, quien está en prisión domiciliaria, acusado de haberlo ayudado a escapar.

“Todo indicaría que (Muñoz) se ahorcó en el lugar en donde fue hallado”, afirmó el fiscal General de Neuquén, José Gerez, una vez finalizada la autopsia. El funcionario explicó que el lugar en el que la policía encontró el cuerpo “es de muy difícil acceso, hay un rosedal de rosa mosqueta, no hay signos de que haya sido puesto en el lugar o elementos que hayan sugerir que el cuerpo haya sido trasladado”. Los primeros resultados sugirieron que Muñoz llevaba muerto diez días, aunque todavía se esperan los análisis complementarios para certificarlo, agregó Gerez.

El fiscal general negó que el operativo de búsqueda hubiera fracasado y lamentó que “lo encontramos sin vida”. “Esto nos llena de impotencia, no sólo a la familia y a la sociedad sino a los que participamos de esta búsqueda. A todos nos hubiese gustado, y a mi principalmente, encontrar con vida a Muñoz para que sea juzgado por la sociedad. Iba a ser sometido a un juicio por jurados y en todo momento anhelaba encontrarlo con vida para que sea la sociedad la que lo juzgue y lo condene”, indicó luego.

Muñoz asesinó de seis puñaladas a Karina y a Valentina en plena calle, a las 13:30. El femicida tenía una orden de prohibición de acercamiento hacia ambas tras haber sido acusado de abuso sexual en contra de la niña. Al día siguiente del crimen tenía una audiencia por esa causa.

Cuando se dio a conocer el doble femicidio, el gobernador Gutiérrez decretó duelo provincial por un día. Ayer, luego de que conocieran los resultados preliminares de la autopsia, el mandatario apuntó que la justicia deberá determinar si hubo fallas en la búsqueda de Muñoz. “Esta ya es una instancia judicial que uno debe respetar y fortalecer una vez que la policía ha dado con el paradero del prófugo Muñoz”, indicó Gutiérrez. El gobernador señaló que hoy la familia de las víctimas será recibida por el ministro de Gobierno, Juan Pablo Prezzoli, y por el ministro de Seguridad, Mariano Gaido.

Miguel Apablaza, hermano de Karina, pidió que “investiguen a la Justicia por inoperantes. “Las cosas que encontraron en donde encontraron a Muñoz eran de Fito Merino, que está con prisión domiciliaria. No entendemos esta investigación ni a la Justicia”, denunció. “El pastor tiene mucho que ver, queremos que lo investiguen y que le caiga el peso de la ley. La ayuda estuvo cerquita y por eso (Muñoz) aguantó tantos días”, aseguró Apablaza. “La hipótesis es que plantaron el cuerpo”, ya que “la casa del cómplice supuestamente estaba custodiada y el cuerpo de Muñoz apareció ahí cerca. Si supuestamente el cuerpo estuvo varios días ahí no entendemos cómo es que los perros no lo olfatearon”, dijo.

Apablaza destacó que “Muñoz tenía dos policías que eran familiares y lo estaban buscando, y sabemos que a todos los lugares la Policía llegó tarde. Muñoz siempre estuvo cerca de Las Ovejas”. Por su parte, la única testigo de los femicidios, Estéfani de la Costa, dijo al portal Lmneuquen que, a pesar de la aparición sin vida de Muñoz, no se siente segura, ya que “acá quedan los cuñados y hermanas. Esos seres que ayudaron a que pudiera estar prófugo todo este tiempo”.

Fuente y foto: Página12