Cerca de las 19, Mario Quintana, uno de los hombres fuertes del Gobierno Nacional ingresó subrepticiamente a la sede de la Cámara de Comercio e Industria local, acompañado por el diputado Nacional Sergio Wisky.

Mario Quintana es, junto a Gustavo Lopeteguy, vicejefe de Gabinete, coordina al ministerio de Educación, Desarrollo Social y Seguridad. A su vez, también es la línea de financiación de Aerolíneas Argentinas e YPF. Al asumir la función pública Quintana, era director de la cadena de farmacias Farmacity y CEO del fondo de inversión Pegasus.

Pocos medios advertidos de la presencia del funcionario intentaron aproximarse sin éxito, antes de que este ingresara velozmente a la sala del primer piso de la CCI, donde todo se hallaba preparado para una reunión informal, con sillas dispuestas en círculo y una pantalla para proyecciones.

En ningún momento Quintana se prestó a fotografiarse ni a hacer declaraciones. El diputado Sergio Wisky, ocupado en vedar el acceso, explicó que Quintana se reuniría con los referentes de la empresarial de Comercio para brindar “una charla referida a temas fiscales”, y que este miércoles por la mañana realizaría una visita a INVAP, antes de regresar a Buenos Aires.

 

Además del hermetismo de su visita despertó suspicacias la presencia del número tres en la escala de poder de Cambiemos, cuando en Bariloche se debate la concesión del cerro Catedral a CAPSA, que incluye un desarrollo inmobiliario signado por fuertes intereses del Gobierno Nacional, a través de Nicolás “Nicky” Caputo, empresario de la construcción y “amigo del alma” de Mauricio Macri.

No hubo anuncios oficiales ni habrá explicaciones. Mario Quintana llegó sin agenda para mantener una repentina reunión con la Cámara de Comercio e Industria de Bariloche. No tomará, también se dijo en el lugar, contacto con funcionarios provinciales ni municipales.