por Gino Viglianco –

El legislador porteño Leandro Santoro y el Secretario General de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Neuquén, Carlos Enrique Quintriqueo, denunciaron al presidente, Mauricio Macri, al jefe de Gabinete, Marcos Peña y al ministro de Energía, Juan José Aranguren, por la venta de las acciones que el Estado tenía en el poderoso monopolio que distribuye energía, la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión (Transener). La acusación sostiene que detrás de la comercialización de las acciones de la estatal está Marcelo Mindlin, el poderoso empresario dueño de Edenor que se benefició con el tarifazo de energía eléctrica y que le compró al primo del presidente, Ángelo Calcaterra, la constructora IECSA.

La denuncia, por asociación ilícita, describe la ruta de vinculaciones que lleva a la acusación: el subsecretario de Coordinación Administrativa, Marcelo Pedro Blanco, quien llamó a un asesoramiento privado para la venta de acciones, fue parte del directorio de la empresa Pampa Energía entre 2013 y 2016. Mindlin, quien según la imputación es el principal beneficiado por la venta de acciones, es el dueño de Pampa Energía, es decir que fue jefe de Blanco.

Por el decreto 882/17, del 31 de octubre de 2017, el gobierno había instruido “al Ministerio de Energía a impulsar las medidas necesarias para proceder a la venta, cesión u otro mecanismo de transferencia” de las tres centrales de generación eléctrica Ensenada de Barragán, Brigadier López y Manuel Belgrano II. Además ordenó vender las acciones que el Estado tiene a través de Enarsa en Citelec, la controladora de Transener.

Fuente: El Destape