Y, empezando por el clima, que estuvo increíblemente sereno, la jornada cumplió largamente con lo que prometía.

Hay que decirlo: este Trekking fue una obra de la profe Verónica Pellegrini, que sintetiza con arte y espíritu una mirada a la botánica andino patagónica. La movida fue acompañada por las chicas de Manta, Residencia de arte y la andariega Cristina Barres. Arrancó como una idea, luego vino una convocatoria en el facebook, y terminamos encontrándonos en la tranquera de la Rosales 24 personas de las más variadas edades, con amplia mayoría femenina, muchas cámaras y ningún perro.

Tal como se había planteado, llegar a la cima del Co. Colorado por este trayecto iba como intento, y lo que prevaleció fue el disfrute pleno de una senda cargada de variedades para mirar, fotografiar, para ir conociendo. El bosque encendido, los mallines como oasis, los pedreros esteparios, los verdes cañadones, en cada ambiente paramos a observar una maravilla, una “bueneza”, un don más de estas montañas prodigiosas.

Fueron ocho horas entre el ascenso hasta las lengas y el regreso, que tuvo un cierre con elongación y yoga frente a la Rosales. La consigna se corrió unánimemente cuando nos despedíamos: “que se repita!!!”

Fotos: Marcelo Bardelli – TSN