Una multitud de mujeres marchó ayer a Plaza Congreso en la cuarta movilización feminista del Ni una Menos, con las consignas “Sin aborto legal no hay Ni una Menos; No al pacto de Macri con el FMI; Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos; y El Estado es responsable”; como los principales reclamos.

En el acto central, leyeron un documento que entre sus primeras líneas planteaba un claro posicionamiento político al destacar que se plantan “contra el gobierno de Macri, la alianza Cambiemos y los gobernadores, los empresarios y la justicia hegemónica, patronal, blanca, misógina, heteronormativa, racista, machista, patriarcal, neoliberal y capitalista de los ricos y los poderosos”.

El comunicado atravesó varios ejes, aunque el principal para esta convocatoria pidió que “se apruebe” en el Congreso “el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito”; ya que según indicaron, otros proyectos “buscan confundir proponiendo sólo la despenalización”; cuando lo que exigen es “la legalización”.

Entre los planteos estuvo la exigencia del “sostenimiento de los Programas de Educación Sexual y de Salud Sexual y Procreación Responsable” y la “reglamentación e implementación de la ley de Educación Sexual Integral”.

La marcha comenzó alrededor de las 17 cuando miles de mujeres con sus pañuelos verdes se movilizaron desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación, donde el próximo 13 de junio se debatirá el proyecto de ley que propone la legalización del aborto.

Con carteles que decían “Que el Estado aborte a la iglesia”; “No fue la ropa, no fue el lugar fue un machito patriarcal”, “Marcho porque estoy viva pero no sé hasta cuando”; o “Nos desaparecen para prostituirnos”, mujeres agrupadas en organizaciones políticas, gremiales, movimientos sociales, y convocadas por el reclamo se manifestaron bajo la llovizna.

En cuanto al reclamo contra el gobierno, desde el escenario repudiaron “la decisión del gobierno de Mauricio Macri, de llevar adelante un acuerdo con el FMI que significa hambre, ajuste, despidos, pobreza y precarización para el conjunto de la clase trabajadora y sobre todo para las mujeres, trans,lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH”.

También rechazaron la reforma jubilatoria, la reforma laboral, el pacto fiscal con las provincias, la Cobertura Universal de Salud (CUS) “que pretende la privatización de la salud pública”, y exigieron “el no pago de la deuda externa”.

“Desde esta plaza exigimos paro general ya”, destacaron y sostuvieron que fueron “las primeras” que hicieron “un paro nacional a este gobierno ajustador y ahora le decimos no al pacto de Macri con el FMI y exigimos a las centrales sindicales que convoquen a un paro nacional y plan de lucha para la derrotarlo”.

Exigieron por el fin de la “represión”, “el desprocesamiento y la libertad de todxs lxs presxs politicxs” y rechazaron el hecho de que “las Fuerzas Armadas puedan tomar asuntos de Seguridad Interior” porque “buscan allanarse el camino para reprimir la protesta social”.

Por último, se pronunciaron “contra todas las formas de violencia machista”, ya que “una mujer es asesinada cada 30 horas y el gobierno de Macri y Fabiana Túñez congelan el presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres y asignan tan sólo 8 pesos para la atención de cada mujer”.

Los números

Desde el movimiento MuMaLá, Mujeres de la Matria Latinoamericana, revelaron que entre el 3 de junio de 2015 hasta el 29 de mayo de 2018, se registraron en Argentina 871 femicidios, lo que equivale a un femicidio cada 30 horas.

También destacaron que el 89% de los femicidios fueron cometidos por hombres del círculo íntimo y conocidos de la víctima, mientras que el 4% fueron cometidos por extraños.

Y señalaron el hecho de que el 18% de las víctimas habían realizado denuncias previas, de las cuales el 10% tenía medidas de protección.

“Sigue sin garantizarse el acceso a la justicia a las mujeres que decidieron denunciar y pedir ayuda”, expresó Raquel Vivanco, Coordinadora Nacional del Movimiento y presidenta del Observatorio NiUnaMenos, y agregó que el hecho de que las víctimas habían realizado denuncias previas “indica que todos estos femicidios podrían haberse evitado”.

Otro de los datos que revelaron es que el 63% de los femicidios se cometieron en la vivienda de la víctima, un 29% en la vía pública, un 2% en la vivienda de un familiar y el 3% en la vivienda del agresor.

Las modalidades fueron: quemada el 5%, 15% a golpes, 26% armas de fuego, 30% arma blanca, y 18% por asfixia.

“Denunciamos la falta de prioridad política asumida por el gobierno nacional y los provinciales; desde que Mauricio Macri asumió como presidente ocurrieron 752 femicidios y no vemos que el ejecutivo tome cartas en el asunto”, sostuvo Vivanco y agregó que “el presupuesto asignado al Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) para el corriente año representa tan solo el 0.007% del presupuesto total, lo que equivale a 10 pesos por mujer en el 2018 para erradicar la violencia machista que se cobra la vida de una mujer cada 30 horas en Argentina.”

Informe: Diego Colao

Fuente: Va Con Firma