La CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli anunciaron la convocatoria a un paro nacional el viernes 8 de junio, en rechazo al veto colntra la ley de tarifas y al acuerdo con el FMI, entre otros temas, mientras aguardan una definición de la CGT.

Así lo indicaron ambas centrales en un comunicado conjunto, en el que precisaron que realizarán un plenario el próximo lunes desde las 10 en la sede de la CTA de los Trabajadores de la calle Piedras al 1000, en el que votarán la moción de ir a una huelga.

A horas de sancionada la ley que pone un freno al aumento de las tarifas, el secretario de la CTA nacional y diputado nacional, Hugo Yasky, había adelantado que habría una huelga general si el presidente Mauricio Macri decidía el veto presidencial. Y así fue.

“Si hay veto, hay paro nacional”, adelantó ayer el legislador de Unidad Ciudadana, minutos antes que se oficializara la decisión del jefe de Estado. “El sindicalismo está en un momento justo para responder con un paro general al veto de Macri”, insistió Yasky en diálogo con el programa Crónica Anunciada, por FM La Patriada.

Yasky se posicionó en sintonía a otros agrupamientos sindicales que empujan hacia una huelga general. En este sector está la Multisectorial 21F, que reúne a la Corriente Federal del dirigente bancario Sergio Palazzo, los camioneros Hugo y Pablo Moyano, las dos CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli, y el “triunvirato piquetero” integrado por las organizaciones sociales Barrios de Pie, CCC y CTEP.

Durante la semana, al interior de la CGT fue creciendo la posibilidad de convocar a un paro nacional. Incluso en aquellos sectores de buen diálogo con la Casa Rosada.  Ayer, los integrantes de cúpula sindical se reunieron con el jefe de la bancada del Bloque Justicialista, Miguel Ángel Pichetto, donde recibieron el apoyo político del peronismo ante futuras protestas.

Los gremios habían recibido también el respaldo de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que encabeza Monseñor Oscar Ojea, a la movilización opositora del 25 de mayo contra las tarifas y el FMI, y del monseñor Jorge Lugones, a cargo de la Comisión de Pastoral Social.

El Consejo Directivo de la central obrera se reunió este jueves para relevar los resultados del debate legislativo en torno al proyecto de tarifas y evitar definiciones apresuradas. Con el veto presidencial ya confirmado, se aceleraron las gestiones para profundizar las protestas.

“Ratificamos en todos su términos la ley que limita la suba de tarifas, democráticamente votada en el Congreso por ambas Cámaras, dejando en claro que acompañamos con gran convencimiento el eje central de dicha ley. Resulta imprescindible aclarar que desde esta Confederación tenemos pleno convencimiento que ningún esquema tarifario puede afectar el bolsillo de los trabajadores con asfixiantes incrementos sin que puedan ser acompañados por la progresión lógica de los aumentos salariales pautados durante el año”, señaló la CGT a través de un comunicado.

Fuente: Infobae

Foto: Archivo