por Martín Rodríguez * –

De esta manera, el Gobierno Municipal no tiene otra instancia para apelar y esperamos que cumpla con el fallo producto del amparo ambiental presentado por nuestra Defensoría del Pueblo y del Ambiente a solicitud de los vecinos de aquellos barrios.

Lamentablemente este desenlace demoró dos años, y a pesar que el Gobierno Municipal estaba en su derecho de apelar una y otra vez los fallos desfavorables, esto sólo ocasionó que no se haya trabajado otro plan en el mientras tanto que no sea abrir de todas maneras la sexta celda, ya sea de forma permanente, transitoria o sólo para contingencias. Sumado al hecho que cada instancia apelada y perdida en los respectivos tribunales significó gastos y costas que tuvieron que afrontar las ya alicaídas arcas municipales.

Por lo tanto, San Martín de los Andes no tendría sitio de disposición final por lo pronto y la planta de tratamiento de Ecovital, en caso de ser factible su contratación, no podrá estar operativa hasta dentro de seis meses, en los cálculos más optimistas. En suma: no tenemos plan, no tenemos dinero, no tenemos tiempo y no tenemos una solución definitiva para los residuos que generamos los más de 35 mil habitantes de la localidad, y las pequeñas poblaciones del Parque Nacional Lanin. Sólo la certeza de que en la ubicación actual no puede seguir habiendo otra celda una vez que se colmate la actual y la crisis.

Esta crisis no se debió a culpas ajenas sino propias del Gobierno Municipal y como hemos argumentado: no había ninguna decisión del Ejecutivo de construir la celda en otro sitio que Cordones de Chapelco, o dicho de otro modo, la sexta celda siempre fue el plan A, a pesar de las palabras de los funcionarios municipales.

Tampoco el municipio puede estar huérfano en esta crisis, la gestión de los residuos domiciliarios, por ser una materia ambiental, tiene que contar con el acompañamiento y compromiso del gobierno nacional, como así también la responsabilidad que le cabe al gobierno provincial en la búsqueda de soluciones.

Otras ciudades se encontraron en la misma situación que nos encontramos ahora nosotros. Las que salieron de estas crisis no fueron por arte de magia o milagros de último momento, sino con una fuerte decisión política de poner a trabajar a todo el gabinete, en pos de una vez por todas y para siempre en reducir la cantidad de residuos que se generan. No hay otra manera, tenemos que trabajar en aumentar nuestras tasas de recuperación y esto solo se logra con decisión política y participación ciudadana

Si el Gobierno Municipal jugaba a patear este problema al siguiente gobierno, se le acabó el juego, por el contrario, a la administración actual le quedan aún 18 meses de gobierno, perdió dos años entre tribunales y fuegos de artificios.  Gobernar es hacerse cargo, cuentan con nosotros en la búsqueda de soluciones.

* Concejal Bloque Unidad Ciudadana

Foto: San Martin a Diario