Tras varias idas y venidas, y luego de no asistir a la reunión que iban a mantener con el gobierno, el consejo directivo de la CGT convocó a un paro general sin movilización para el lunes 25 de junio, para “expresarle nuestro más enérgico repudio al ajuste salvaje al que se somete a los trabajadores”.

En un comunicado señalaron que “el veto a la rebaja de tarifas aprobado por el Congreso Nacional” y el “anunciado acuerdo con el FMI” no hacen “más que agravar dramáticamente la ya insoportable situación social” y agregaron que no van a “permitir que el ajuste lo hagan otra vez los que menos tienen, los trabajadores, los jubilados y los sectores más vulnerables”.

En una conferencia de prensa, el triunvirato de la CGT conformado por Carlos Acuña, Juan Carlos Schmid y Héctor Daer, anunciaron la medida luego de no concurrir a la reunión convocada por el gobierno y que buscaba frenar el paro.

Desde el gobierno debían responderle sobre los cinco puntos que la CGT le había reclamado al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana el viernes pasado; y según trascendió, el Ejecutivo nacional no habría aceptado el pedido de que no se cobre ganancias en el aguinaldo y un compromiso para que se suspendan los despidos en el Estado.

Omar Plaíni, del sindicato de Canillitas, indicó que “la CGT dejó expresado 5 puntos” para que el gobierno les responda y “el límite de nuestra espera era el día de hoy (por ayer) y no obtuvimos la respuesta”.

Además, sostuvo que los iba a recibir el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, cuando “nuestro reclamo está basado en el trazado económico del gobierno, que no compartimos” y hoy “ni siquiera iba a estar presente el ministro de Economía”.

“Le pedimos al gobierno una reflexión”, indicó Daer y agregó que “vetó las tarifas, plantearon un ajuste fiscal como único horizonte económico”, por lo que “le pedimos una rectificación de las políticas económicas y con las políticas que tienen que ver con la administración del comercio exterior que está destruyendo a toda la industria”.

Pablo Micheli, titular de la CTA Autónoma, confirmó a través de Twitter que “si de verdad van a paro general, no vamos a carnerear y estaremos luchando, y parando tanto el 14 como el 25 de junio”.

Del mismo modo, el gremialista docente Roberto Baradel indicó que “trabajamos por la unidad” y por ese motivo van a apoyar el paro del 25 de junio convocado por la CGT.

“Esperemos que estén a la altura de las circunstancias y podamos llevar adelante un plan de lucha contra el gobierno”, remarcó Baradel.

En la conferencia de prensa que brindaron más temprano las dos CTA, Camioneros y la Corriente Federal de la CGT para confirmar el paro de este jueves, Hugo Yasky había anticipado que, si la CGT se decidía a convocar a un paro general, las entidades que participan de la movilización del jueves “se sumarán también a la convocatoria de la central obrera”.

Yasky sostuvo que el objetivo del paro que concluirá en un acto en Plaza de Mayo a las 16, es “combatir el ajuste que se profundiza, las paritarias con un techo impuesto que no son libres, los despidos, y el recorte de derechos y salarios”.

El secretario adjunto del gremio de camioneros, Pablo Moyano, que estuvo presente en la conferencia, indicó que el paro alcanzará a “todas las ramas”, por lo que el jueves se va a afectar la recolección de residuos, el transporte de caudales y de combustibles, y los servicios de correos.

“Si el viernes o el lunes no tenemos un llamado por el número” de incremento salarial del 27% “que estamos pidiendo, no descartamos un paro de 48 horas para la semana siguiente”, expresó Moyano en declaraciones a la prensa.

Informe: Diego Colao

Fuente: Va Con Firma

Foto: Archivo