Nació en Chiquilihuin, descendiente directo del gran cacique Valentín Sayhueque; de él heredó la valentía y el valor indomable por la lucha a favor de la salud, recorriendo los barrios, dejando siempre un mensaje de esperanza.
Con sólo 18 años ingresó a un curso de enfermería iniciando su largo camino en salud. Tras un corto período de desarrollar su labor como enfermero, dejó Salud y se dedicó a otras actividades. Luego de unos años vuelve como agente sanitario allá por 1986.
Tuvimos el orgullo de recibirlo, conocerlo, trabajar con él y siempre destacándose por su buena predisposición para colaborar y aprender.
De buen carácter, su sonrisa permanente hacía muy agradable compartir salidas, charlas, distintos momentos, los que siempre coronaba con su risa sonora y contagiosa.
Félix poseía una cualidad poco común; siempre estaba a disposición para su tarea sin importar hora, tiempo, clima, su propia salud o su familia; daba todo, inclusive más de lo que correspondía.
Como agente sanitario se le asignó el sector de la Vega Maipú, por el que trabajó incansablemente. Después de muchas gestiones y reuniones, se logró en aquel paraje formar una comisión que activó el proyecto de construir un Puesto Sanitario, porque él estaba cansado de tener discusiones y diferencias con los directores de turno de la Escuela N° 86, ya que el lugar era prestado y allí se atendía a la gente de esa zona.
No bajó los brazos hasta que consiguió la autorización y construcción del puesto de la Vega Maipú.
Y es de destacar que la gente que compartió con él, el anhelo de ese puesto de salud, decidiera que el lugar al ser inaugurado llevara su nombre que a partir de hoy será su homenaje cuando hablemos del Puesto Felix Sayhueque.
Este paraje al que le dio toda su vida laboral, será su descanso permanente ya que por propia decisión, su cuerpo será cremado y sus cenizas esparcidas en esas tierras, junto a la gente que siempre lo esperó. Ahora estará eternamente con ellos.
Félix, es mucho lo que se puede contar de tu persona, pero tu partida hace que las palabras se acallen y sólo te expresamos: adiós compañero y amigo; tus compañeros del Sector Agentes Sanitarios y el personal de Salud, te decimos hasta siempre.