El Concejo Deliberante de San Martín de los Andes aprobó la creación del Sistema Municipal de Gestión Integral de Riesgo de Desastres y Protección Civil (SiMGIRD) , el cual se enmarca en el Plan Estratégico de la ciudad, e incluye un Plan Municipal de Gestión Integral de Riesgos de Desastres (PMGIRD) que contempla todos los escenarios de riesgo que puedan existir actualmente o en un futuro en el ejido de San Martin de los Andes considerando las jurisdicciones vecinas.

Además esta nueva ordenanza, propuesta por la Secretaria de Coordinación del Consejo de Planificación Estratégica y Gestión de proyectos, incluye un programa específico para gestionar los riesgos geo hidrológicos en el área urbanizada de la Ladera del Cerro Curruhuinca, el cual además de mejorar la seguridad de la población de los barrios de la ladera, contribuirá al desarrollo territorial de todo San Martín de los Andes.

El Sistema Municipal de Gestión Integral de Riesgo de Desastres y Protección Civil (SiMGIRD), está constituido por el conjunto de organismos públicos, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil, las políticas, normas, procesos, recursos, planes, instrumentos, mecanismos, así como la información atinente a la temática, para garantizar la gestión integral del riesgo de desastre y la protección civil en el ejido municipal y en las zonas que, por convenio previo con las autoridades respectivas, suscriba el Departamento Ejecutivo Municipal con acuerdo del Concejo Deliberante.

El objetivo general del SiMGIRD es la protección integral de las personas, las comunidades y el ambiente ante la existencia de riesgo de desastres; mientras que entre sus objetivos específicos se incluye:

Llevar a cabo el proceso social de la Gestión Integral de Riesgo de Desastres (GIRD) con el fin de proteger a toda la población, mejorar la calidad de vida de la comunidad en riesgo y asegurar la sostenibilidad, la seguridad territorial, los derechos e intereses colectivos, la planificación del desarrollo seguro y una gestión ambiental territorial sostenible.

Incorporar, con enfoque de riesgo, el concepto de prevención y de manejo de los riesgos en las políticas públicas de planificación y desarrollo local, a través de los planes de ordenamiento territorial, de desarrollo municipal y demás instrumentos de gestión pública.

Promover la preservación de la vida de las personas, sus bienes, el ambiente y la infraestructura productiva y de servicios ante la ocurrencia de eventos adversos de cualquier origen.

Promover la resiliencia de las generaciones presentes y futuras en su lugar de origen, mediante programas y acciones de reducción de riesgos, procurando evitar, siempre que sea razonable y posible, el desplazamiento de comunidades.

Promover cambios en los valores y conductas sociales para fomentar una cultura de la prevención y la gestión integral de riesgo de desastres, que posibiliten el desarrollo de la protección civil a través de las instituciones públicas y privadas del sistema educativo.

Fomentar la autoprotección de la población frente a emergencias y desastres. Coordinar la actuación articulada de los organismos y entidades competentes, así como la implementación de las diversas herramientas disponibles que permitirán la constitución de un sistema de protección civil eficaz.

Desarrollar estructuras destinadas a prevenir el acaecimiento de desastres naturales y antrópicos, y a reducir sus impactos negativos sobre la población, sus bienes, el ambiente y la infraestructura productiva y de servicios.

Desarrollar, mantener y garantizar el proceso de conocimiento del riesgo de desastres mediante:

La identificación de escenarios de riesgo y su priorización para estudio con mayor detalle y generación de los recursos necesarios para su intervención.

La identificación de los factores de riesgo (amenaza, exposición y vulnerabilidad), así como los factores subyacentes, sus orígenes, causas y transformación en el tiempo.

Análisis y evaluación del riesgo de desastres, incluyendo la estimación y dimensionamiento de sus posibles consecuencias.

Monitoreo y seguimiento del riesgo y sus componentes.

Comunicación del riesgo de desastres a las entidades públicas y privadas y a la población, con fines de información pública, percepción y toma de conciencia.

Desarrollar y mantener el proceso de reducción del riesgo de desastres mediante:

Una intervención prospectiva, a través de acciones de prevención que eviten la generación de nuevas condiciones de riesgo.

Una intervención correctiva, mediante acciones de mitigación de las condiciones de riesgo existente.

Protección financiera mediante fondos o partidas presupuestarias suficientes y disponibles, e instrumentos para transferencia del riesgo.

Desarrollar, mantener y garantizar el proceso de manejo de desastres a través de:

La preparación para la respuesta frente a desastres mediante la organización, sistemas de alerta, capacitación, equipamiento y entrenamiento, entre otros.

La preparación para la recuperación por medio de acciones de rehabilitación y reconstrucción.

La respuesta frente a desastres, atendiendo a la población afectada y restituyendo los servicios esenciales afectados.

La recuperación, mediante acciones de rehabilitación y reconstrucción de las condiciones socioeconómicas, ambientales y físicas, bajo criterios de seguridad y desarrollo sostenible, evitando reproducir situaciones de riesgo y generando mejores condiciones de vida.

Por su parte la norma prevé en el segundo capítulo la estructura organizativa que detalla los integrantes del SiMGIRD, autoridades, instancias de asesoramiento y coordinación, la creación y funciones de la Dirección Municipal de Gestión Integral de Riesgo de Desastres y Protección Civil, la creación y funciones del Consejo Municipal para la Gestión Integral del Riesgo de Desastres y Protección Civil (CoMGIRD).

En el capítulo 3º se explican los alcances del Plan Municipal de Gestión Integral de Riesgo de Desastres y Protección Civil (PMGIRD) que tiene por fin priorizar, programar y ejecutar acciones en el marco de los procesos de conocimiento, reducción del riesgo y el manejo de desastres, como parte del ordenamiento territorial y del desarrollo, así como el seguimiento, evaluación y actualización de los mismos.

Asimismo el Plan Municipal para la Respuesta a Emergencias (PMRE), incluido en la cuarta sección, y que tendrá una vigencia de dos años, es el marco de actuación de las entidades del Sistema Municipal de Gestión Integral de Riesgo de Desastre y Protección Civil, para la reacción y atención de emergencias y desastres; y tiene por objetivo general reconocer tanto las amenazas de origen natural como las provocadas por la actividad de los seres humanos.

Fuente: Prensa Concejo Deliberante

Foto: Archivo