Las imágenes de los saqueos y los ataques populares a los edificios de los bancos recorrieron el mundo adosadas a los nombres de “FMI”, “dólar”, “fuga” y “corralito”. El robo fue tan grande e impune que no sólo fueron incautados los depósitos de los ahorristas sino que fueron violadas hasta las cajas de seguridad de los bancos que se llevaron el dinero a sus casas matrices del exterior.
Es difícil explicar que aún hoy, después de más de dos años gobierno macrista que implicaron una devaluación del (hasta ahora) 200%, tarifazos en servicios públicos superiores al 1000%, déficits comerciales superiores a los u$s 8500 millones, endeudamiento externo de u$s 200.000 millones, aumento de desempleo, cierre de industrias, despidos estatales, recortes jubilatorios, excención de impuestos a las empresas y soberanía entregada al FMI , es difícil explicar que aún exista un porcentaje de habitantes que no perciba el saqueo, aún multiplicando sus esfuerzos y reduciendo sus gastos y bienestar.
No es todo. Dentro de ese porcentaje existe un núcleo de habitantes que cree que la política económica aplicada es un remedio que traerá mejoría futura. Sí, en el país del 2001, en el país del “que se vayan todos”, en el país del “corralito”, en el país del “saqueo”.
El mundo mira azorado a la Argentina gobernada por un empresario que suma cantidades de cuentas y sociedades offshore, blindado por el monopolio de prensa más grande de Latinoamérica, que aplica políticas de salvaje apertura y eliminación de controles cuando el mundo se cierra y que a través de su brazo judicial y los servicios de inteligencia persigue, amenaza y encarcela opositores aún sin debidos procesos.
Los números de Argentina no sólo son récords en su propia historia (endeudamiento, fuga, déficits, tarifazos), sino que son récords mundiales que se publican en los portales económicos internacionales. Y aún aquí, en Argentina, existe una importante porción de habitantes que no sospecha.
Argentina es la economía emergente que más deuda externa emitió a nivel mundial. La consultora financiera Bloomberg lo viene publicando en sus ránkings desde principos de 2017, cuando la administración Macri, aún sin cumplir dos años de gestión, ya quebró el récord de endeudamiento.
Las emisiones de deuda en moneda extranjera realizadas por la administración Macri superan a las realizadas por otros países que desde diciembre de 2015 recurrieron con frecuencia al mercado financiero internacional, como China, Corea, México, Arabia Saudita, Indonesia, Rusia y Turquía. Incuso en el listado internacional también aparece la provincia de Buenos Aires, en manos de la imagen de María Vidal (PRO), que emitió deuda por más de USD 12 mil millones, un número superior a lo emitido por India, el sexto PBI del planeta.