El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) realizó un relevamiento sobre el impacto de los aumentos en la salud y registró en el precio de los medicamentos “un incremento del orden del 130% en los últimos dos años y medio”, lo que implica un “alza de 22 puntos porcentuales más que el avance que registró la inflación del índice de la Ciudad de Buenos Aires”.

En el informe destacan que casi 7 de cada 10 medicamentos relevados al menos duplicaron sus precios entre noviembre de 2015 y mayo de 2018; y hay 14 medicamentos con aumentos de precios superiores a 200%.

Tomando en cuenta los medicamentos según la patología, los destinados a la terapia tiroidea son los que más aumentaron y tuvieron una suba promedio de 284%; seguidos por los broncodilatadores que tuvieron un alza de 224%; los ansiolíticos, de 218%; y los antiinflamatorios para insuficiencias respiratorias severas, de 176%.

“Cuando se analizan las variaciones en los precios de los distintos bienes básicos que consumen los argentinos, los medicamentos han sido en los últimos meses uno de los rubros en donde la suba de precios se aceleró exponencialmente”, destacan en el informe y aclaran que “esto constituye un claro factor de perjuicio para un estrato de la población, en especial adultos mayores, que muchas veces se ven imposibilitados de hacer frente a los incrementos”.

En cuanto a las prepagas, desde Undav indican que “a pesar de que las empresas se enfrentan a una menor demanda, buscaron compensar vía precios la merma de ingresos”.

“Los incrementos de las cuotas de la medicina prepaga autorizados por el poder ejecutivo implican un peso cada vez mayor sobre el presupuesto de la clase media argentina” explican desde el observatorio y remarcan que “en todo 2017 tuvieron lugar cinco incrementos, que en total acumularon una suba del 31,3%, unos 6,5 puntos porcentuales más que la inflación de todo el año”.

Si se toman en cuenta los aumentos que autorizó el gobierno de Cambiemos desde febrero de 2016, que fueron 11, la suba asciende a 110%, 13 puntos porcentuales por sobre la inflación.

El informe también registró que “más del 15%” de los 123 productos del relevamiento que realizaron “sufrieron un descenso en la cobertura por parte del PAMI en el año 2017”, y en “cierto grupo de riesgo de adultos mayores la afectación es de casi un 50% de incremento por quita de cobertura”.

El aumento del 130% en los precios de los medicamentos “contrasta notablemente con los aumentos nominales que experimentaron en los últimos dos años y medio el Salario Mínimo Vital y Móvil, la Asignación Universal por Hijo y la jubilación media, cuyos montos crecieron un 70%, 89% y 94%, respectivamente”, explican desde Undav.

Este incremento de precios por sobre el avance en el nivel de ingresos determinó “que el poder de compra de una canasta representativa de medicamentos decreciera un 25,9% en relación al salario mínimo, un 17,9% en comparación a la asignación por hijo y 15,4% respecto a la jubilación media”.

Informe: Diego Colao

Fuente: Va Con Firma