por Martín Dinatale –

Apenas tres días después de que el Gobierno emitiera una polémica resolución donde otorga apenas un 8% de incremento salarial para los militares de rangos inferiores y una suma fija durante dos meses para los jerarquizados, el Ministerio de Defensa evalúa en estas horas hacer una corrección en el esquema de salarios planteado para calmar los caldeados ánimos en las Fuerzas Armadas.

Fuentes calificadas del Gobierno dijeron a Infobae que el presidente Mauricio Macri mantuvo este jueves por la tarde en la Casa Rosada diversas reuniones con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y con el de Hacienda, Nicolás Dujovne, donde se habría acordado hacer un cambio en la Resolución 2/2018 para elevar la mejora salarial.

“Se va a solucionar el problema, el aumento será como lo habíamos decidido. Será varios puntos por arriba de lo que salió”, confió una fuente destacada de la Casa Rosada.

De esta manera, el Gobierno busca descomprimir un nuevo conflicto interno que se desató en los últimos días en las Fuerzas Armadas y cuyo primer efecto se percibió hoy cuando se supo que el desfile militar del 9 de Julio se suspendió.

El Ministerio de Defensa resolvió en las últimas horas suspender el desfile militar del próximo 9 de julio. La versión oficial, según se informó a Infobae, señala que la cancelación se debe a una cuestión de “falta de presupuesto”, pero por lo bajo afirman que la causa es otra: el malestar de los militares por el acuerdo para el incremento salarial propuesto por el Ejecutivo.

Si bien el remiendo a la polémica Resolución 2/2018 no logrará modificar la decisión de la suspensión del desfile militar, es muy probable que sirva para calmar el malestar castrense.

Como informó el martes pasado Infobae, en la Resolución 2/2018 el Gobierno estableció un “suplemento por responsabilidad jerárquica” que implicará una suma remunerativa, no bonificable y no acumulable de 2.000 pesos y $4.500 para el personal de las Fuerzas Armadas con rango superior. Es decir, esto apunta a generales de división, vicealmirante, brigadier mayor, general de brigada, contraalmirante, brigadier, coronel, capitán de navío, comodoro, teniente coronel, capitán de fragata y vicecomodoro.

Para las escalas inferiores se definió una mejora de apenas el 8%. Todo esto se contrapone no sólo con el resto de la administración pública sino con un sector particular que molesta en las Fuerzas Armadas: el aumento que recibieron esta misma semana las fuerzas de seguridad.

De esta manera, para las fuerzas de seguridad el pasado lunes se dispuso por medio de la Resolución 216/18 que haya un incremento del 15% más una jerarquización equivalente al 6% que beneficiará al personal en actividad y que impactará directamente en los haberes del personal retirado o pensionados. Lo que harían ahora sería equiparar el aumento de las Fuerzas Armadas con el que se les dio a las fuerzas de seguridad.

Así, por ejemplo, la diferencia entre un militar de las Fuerzas Armadas y el personal de las fuerzas de seguridad es abismal. El equivalente en jerarquía, por ejemplo un capitán de navío con 36 años de servicio cobra hoy unos 73.150 pesos mientras que un comandante mayor de la Gendarmería recibe 100.134 pesos mensuales.

Fuente: Infobae

Foto: Maximiliano Luna