por Alfredo Moreno –

El acuerdo de Cambiemos y el Peronismo Federal comandado por el senador Pichetto, permitió avanzar en el tratamiento de la Ley Corta como se denominó originalmente. Finalmente debieron incorporar las modificaciones sugeridas por Clarín. Las mismas, integran las demandas de las cooperativas y pymes que se negaron a “compartir la infraestructura pasiva”.

La estrategia de Cablevisión-Fibertel + Telecom fue conservar su red de fibra para uso exclusivo, ya que es su mayor ventaja competitiva. La fusión le permite concentrar el 60% del mercado nacional y en algunas provincias ostentar el 80% como es el caso de Córdoba, mientras las cooperativas ostentan un 15% del mercado de Tv paga.

Telefónica y Claro fueron originalmente los beneficiarios directos de esta norma, ahora podrán en el caso de interesarles comercializar servicios la Tv Satelital hasta mediados del 2020.

Para Clarín-Telecom la sanción de la Ley Corta, es un tema central; le permite blanquear la mayor concentración del mercado local y regional de las telecomunicaciones. La tensión central es que la Comisión Nacional de la Competencia (CNDC) no avalaría la fusión antes que se sancione la norma. Tensión qué en el contexto político actual y de cara a las elecciones del 2019, el gobierno de Macri-Cambiemos no está en condiciones de sostener sin Magnetto.

El espectro en poder de ARSAT destinado a desarrollos de servicios 3G y 4G de telefonía móvil ya no será totalmente licitado. El ENaCom habilitará una reserva del mismo para que cooperativas y pymes locales puedan acceder a licencias de espectro radioeléctrico con el fin de brindar telefonía móvil y poder ser operadores reales de servicio móviles.

¿Por qué Telefónica y Claro, cambian su plan de negocios y aceptan estas modificaciones que los demora para comercializar servicios de Tv Satelital? La devaluación del peso argentino parece ser el amortiguador de no poder competir en comercializar servicios cuadruple play luego de sancionada la Ley Corta.

Los costos en dólares para desarrollar la infraestructura y el equipamiento necesario para llegar al hogar (decodificadores digitales), contratar ancho de banda satelital con alguna empresa con pisada satelital en Argentina y el equipamiento que permita inyectar y distribuir los contenidos, les permite evaluar en este presente que lo que hace 90 días se presentaba como ventajoso TV Satelital hoy no lo sea. Por ello evalúan en hacer obras para tender fibra óptica propia o contratarla.

ARSAT con inversión del Estado fundamentalmente en el período 2010-2015, es la empresa pública de venta mayorista de ancho de banda terrestre (fibra óptica) a cooperativas y pymes de Argentina. En muchas localidades de las provincias argentinas por donde pasa la traza de la red federal de fibra óptica, ya dispone de contratos con proveedores de “última milla” como Fibertel o cooperativas algunas socias locales del grupo Clarín. Éste parece ser el camino que Telefónica y Claro comenzarán a recorrer empujados por la feroz devaluación y los fuertes condicionamientos de Magnetto al gobierno nacional.

El gesto democrático de hacer pasar por el congreso la Ley Corta permitió un gran debate con participación de todos los sectores del mercado involucrados. Solo que el limitado articulado de la letra escrita, queda a interpretación y reglamentación del Ministerio de Modernización o el ENaCom hoy presidido por Silvia Giúdice el alfil para el Jaque Mate del grupo Clarín.

En una aparente consideración los cooperativas y pymes fueron las beneficiarias de las modificaciones al proyecto original. Han ganado tiempo en localidades con menos de 100 mil habitantes donde consideran dar servicios de Tv paga y aspiran a comercializar servicio cuádruple play. Solo que la inversión tecnológica y la adecuación de su equipamiento está en manos del mercado. En este contexto donde las políticas oficiales alientan un modelo económico de achique y desaparición de pymes no parece garantizarles poder sostener la pequeña porción de mercado actual.

Pierden los ciudadanos consumidores y otras voces embebidas en contenidos de servicios cuadruple play. Los que habitan en los grandes centros urbanos no tendrán otra oferta que la de Cablevisión Telecom para Tv paga. Así el monopolio mediático no solamente concentra la mayor infraestructura de redes, sino que produce y gestiona los contenidos que distribuye. Una jugada de jaque mate.

Fuente: Nuestras voces