La comunidad mapuche de Neuquén denunció al intendente Horacio Quiroga, quien pidió a la Justicia el desalojo de un terreno cedido a las lof Newen Mapu y Puel Pvjv.

“Quiroga nos negó durante 4 años la mensura de las tierras que el Convenio firmado obligaba. Sin embargo, la única tarea que realizó fue señalar las coordenadas y colocar los mojones que señalan los límites de nuestro territorio, tarea realizada por el Responsable Programa Asesoramiento Técnico de Catastro Provincial. Posteriormente dicho predio comunitario fue relevado por el Programa de Relevamiento Territorial de la ley 26.160, recién en marzo del 2015”, explicó la Confederación mediante un comunicado.

Por su parte, el fiscal Pablo Vignaroli le hizo lugar a la solicitud y habilitó a la policía para que intime a los integrantes de ambas comunidades a desocupar el predio que está ubicado en las cercanías de Zapala. La orden del fiscal expresa que “el desalojo puede realizarse si se lo requiere bajo apercibimiento de su desalojo en forma compulsiva con el auxilio de la fuerza pública”.

“Hoy Quiroga nos acusa de usurpación. El mismo intendente que le regaló 20 hectáreas al basurero petrolero Comarsa para que incinere residuos hidrocarburíferos, al lado de miles de casas que no tienen gas. El intendente que respalda la apropiación de más de 30 hectáreas de la costa del río Newken, la tierra más costosa que usurpó el country Rincón Club de Campo. El intendente que le cedió la tierra para la construcción de la Base Militar de Estados Unidos a orillas de la Autovía. Anula un Convenio firmado por el anterior intendente que cedió este territorio en cumplimiento de la Constitución y las leyes, de ‘entrega de tierras aptas y suficientes’ para el desarrollo del pueblo Mapuche”, describe el texto.

La comunidad realizó el martes al mediodía un corte de ruta en reclamo de esta situación.

Suspendieron el desalojo a la comunidad mapuche pedido por el Municipio

La fiscalía suspendió el desalojo que había ordenado contra los integrantes de dos comunidades mapuches que permanecen en un predio de 50 hectáreas, en la zona de la meseta, y que les fue cedido en 2011. La municipalidad de Neuquén reclama la propiedad de esas tierras.

Luego de que el tema tomara estado público, y en principio haber ordenado el desalojo, el fiscal jefe, Pablo Vignaroli, se reunió con representantes de las comunidades y dispuso no hacer efectiva la medida. Ahora recopilará toda la información necesaria para establecer si verdaderamente se configura el delito de usurpación.

Jorge Nahuel, werken de la Confederación Mapuche de Neuquén, explicó que el terreno fue otorgado por el exintendente, Martín Farizano, a las comunidades Newen Mapu y Puel Pvjv. De hecho en el lugar se realizó, en junio pasado, la celebración del Wiñoy Xipantv (año nuevo mapuche). El convenio entre las partes se firmó en 2011. Indicó que el problema comenzó con el cambio de gestión, al asumir Horacio Quirogacomo jefe comunal.

“Quiroga nos negó durante cuatro años la mensura de las tierras que el Convenio firmado obligaba. Sin embargo, la única tarea que realizó fue señalar las coordenadas y colocar los mojones que señalan los límites de nuestro territorio”, aseguró Nahuel en un comunicado. Ratificó que permanecerán en el lugar.

La abogada de las comunidades, Micaela Gomiz, planteó que la ocupación no tiene carácter de usurpación “es pública, pacífica e indígena.” Agregó que en el sitio hay un rewe (es un lugar sagrado) y que el predio fue incorporado en el contexto de ley 26.160, al relevamiento de tierras indígenas. La norma, prorrogada recientemente, suspende por el plazo de la emergencia declarada, la ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras.

Fuentes: Tiempo Argentino / Diario Río Negro

Foto: Diario Río Negro