Entendemos que no puede ni debe legitimarse el doloroso enfrentamiento entre vecinos al que asistimos, ya que no refleja lo que somos como comunidad, no resuelve absolutamente nada y nos hace transitar peligrosos caminos.
Entendemos también que deben respetarse los carriles formales de diálogo y que quienes tienen responsabilidades directas en esta discusión deben sentarse con la mejor predisposición y decisión de resolver el conflicto, ya que para ello han sido electos.
Igualmente no podemos desconocer que estamos inmersos en una realidad Nacional y Provincial sumamente delicada, con Estados que buscan correrse permanentemente de sus obligaciones, que incumplen con su tarea primordial de velar por el bienestar del conjunto de los habitantes, haciendo de la inequidad, la prebenda y la fragmentación social su herramienta de control y gobierno.
San Martín de los Andes no escapa a la situación general del País y ya es víctima también del abandono que el Gobierno Nacional hace de las economías regionales, de la producción nacional y del consumo interno, lo cual va generando un empobrecimiento constante de la población, una baja de las recaudaciones municipales y una preocupante situación para el comercio y el empleo local.
En igual sentido, cada día que pasa resulta más necesario que el Gobernador de la Provincia, Sr. Gutiérrez cumpla con sus promesas de campaña y revise formal y rápidamente los valores de Coparticipación que le corresponden a nuestra localidad, ya que los mismos nunca han sido actualizados –tal cual preveía la norma- y no reflejan en absoluto la situación actual de nuestra ciudad, que como todos sabemos ha duplicado su población estable y ha crecido notoriamente también en cantidad de visitantes anuales desde que se fijaron los índices hasta hoy vigentes. Esta situación que no es casual ni inocente, torna al Municipio cada vez más inviable desde lo económico y financiero, limitándolo fuertemente en el abordaje de gran parte de sus obligaciones y acrecentando su dependencia al asistencialismo discrecional del Gobierno Provincial.
Ante esta realidad, no podemos menos que exigirnos como comunidad, actuar con inteligencia, con cohesión y sensibilidad ante las múltiples realidades que nos atraviesan. Debemos tener presente que las soluciones mágicas no vendrán a resolver nuestros problemas y que el camino que estamos transitando actualmente no nos llevará a buen puerto.
Instamos al gobierno municipal, a los gremios municipales y a la comunidad toda a estar a la altura del momento que se vive, a pensar y actuar en función del conjunto, y a recuperar el diálogo genuino, en búsqueda del equilibrio entre las apetencias y anhelos personales y las necesidades y derechos de todos. En ese sentido, creemos necesario que el Ejecutivo Municipal realice una convocatoria urgente a todas las fuerzas políticas, organizaciones sociales y gremiales para trabajar y discutir un programa de gobierno y acciones inmediatas que nos hagan recuperar a los sanmartinenses el control de una situación de desborde que él por sí sólo parece no poder encauzar.