La utilización de chalecos reflectantes puede evitar accidentes, especialmente en las rutas y callejones donde hay menor visibilidad en horarios nocturnos. El uso del chaleco reflectante tiene un gran beneficio porque permite aumentar la visibilidad y alertar a los otros conductores de una situación de riesgo. El material reflectante común permite una visibilidad de unos 130 metros con luces bajas y de noche.
Además, se recomienda que el color del fondo del chaleco sea amarillo puro, amarillo arena o amarillo naranja y con dos bandas blancas reflectantes horizontales en la parte superior anterior y posterior de cinco centímetros de ancho y con una separación entre ellas de catorce centímetros.
Las vías rápidas de acceso a la ciudad y los caminos de montaña cuentan con un gran afluente de vehículos y personas en bicicleta y a pie. Son puntos críticos en materia de seguridad vial, todos los días y a todo horario. Por eso, se solicita encarecidamente a todos los transeúntes circular con precaución, respetando las velocidades y portando chaleco reflectante.

Fuente: Prensa municipal

Imagen ilustrativa