En la sesión de ayer la Legislatura aprobó por mayoría el rechazo al pretendido recorte en las asignaciones familiares y las jubilaciones y se solicitó al gobierno nacional la derogación del decreto 702 y el restablecimiento y actualización de los montos.

Los pronunciamientos fueron votados por el MPN, FPV, Libres del Sur, Frente Neuquino, Adelante Neuquén y el diputado Alejandro Vidal, de la UCR.

Guillermo Carnaghi (FPV) dijo que la medida “tiene que ver con un modelo de país centralista y con visión neoliberal que lleva adelante el Gobierno Nacional”. En similar sentido se pronunció la diputada Pamela Mucci (Frente Neuquino) al recordar que Argentina es un país federal, y si bien acompañó el pronunciamiento, pidió “defender la provincia con acciones concretas” y se expresó a favor de la derogación del decreto.

Por el FIT, la diputada Angélica Lagunas cuestionó los montos, se pronunció a favor de rechazar el decreto pero pidió, además, su derogación. En tanto, Sergio Gallia (Adelante Neuquén) aseguró que quien vive en la Patagonia merece un reconocimiento por el costo y las condiciones de vida y dijo que el decreto genera un “desequilibrio más”. Desde la UCR, Alejandro Vidal pidió al Gobierno Nacional que no avance sobre los derechos que tienen los trabajadores neuquinos.

Por el PRO, Damián Canuto, manifestó su deseo de que la medida se deje sin efecto y observó que hay un alto grado de confusión, al tiempo que calificó la medida del Gobierno provincial de incrementar en un 50% las asignaciones de “oportunista y demagógica”.

Preocupación por situación de la UNC

También la Cámara expresó preocupación por el atraso en la ejecución de las partidas presupuestarias pautadas para el funcionamiento de la Universidad Nacional del Comahue (UNC).

Al argumentar sobre la situación de la Casa de altos estudios, la diputada Angélica Lagunas (FIT) dijo que hay tres meses de atraso en el pago de las partidas. Pidió por la normalización de la situación y el aumento de los recursos en el próximo presupuesto.

Advirtió que además del recorte, se produjo una redistribución que benefició a las universidades grandes y perjudicó a las pequeñas, mientras remarcó que la situación afecta el pago de becas y de proyectos de investigación.

En tanto, Nanci Parrilli (FpV) enmarcó la situación en las variables macroeconómicas incluidas en la ley de presupuesto con una pauta inflacionaria del 10% y un dólar inferior a veinte pesos. “Eso desequilibra cualquier presupuesto”, afirmó tras ponderar la función social de la educación pública. También manifestó un pedido a los diputados nacionales para que “se jueguen” al momento de tratar el presupuesto 2019.

El diputado Luis Sapag (MPN) sostuvo que el MPN fue el fundador de la universidad y defendió el compromiso del Gobierno provincial con la casa de estudios superiores, luego de la nacionalización. El diputado Raúl Godoy (PTS-FIT) reivindicó el compromiso y la defensa de la educación pública; mientras el diputado Eduardo Fuentes (FN) criticó la discriminación territorial y el deterioro de la educación pública que busca generar el Gobierno Nacional.

El diputado Alejandro Vidal (UCR) valoró el presupuesto universitario como la herramienta fundamental para garantizar los principios reformistas que rigen la universidad pública y expresó preocupación por la cuestión presupuestaria que afecta a las universidades.

La comunicación fue votada por el MPN, Libres del Sur, FpV, FN, PRO, Adelante Neuquén, FRIN, FIT, PTS-FIT y UCR.

Fuente y foto: Va Con Firma