Tras el cambio de autoridades en Aerolíneas Argentinas (AA), los trabajadores de los distintos gremios aeronáuticos se aprestan para una discusión paritaria que comenzará en septiembre pero que ya muestra indicios de alta tensión.

El líder del gremio de los pilotos (APLA) Pablo Biró marcó rápidamente el terreno cuando advirtió que la nueva gestión “viene con el plan de vaciamiento” del gobierno nacional. Pero desde otras entidades sindicales se mostraron más cautelosos.

Las discusiones empiezan esta misma semana, con una reunión al gremio de Aeronavegantes, pero la entidad liderada por Biró no había sido convocada al cierre de esta nota.

El nuevo presidente de la empresa nacional, Luis Maldivo, lanzó su gestión en las últimas horas con una reunión con los principales referentes de todos los sindicatos del sector. En ese encuentro, el directivo habló de una supuesta “necesidad de implementar medidas que definió como impostergables”. Más allá de las preocupaciones que generaron esas expresiones, desde el sindicato, en diálogo con Tiempo, aseguraron que la patronal prometió que no habrá despidos.

Los medios de comunicación cubrieron ampliamente la posición de Maldivo e hizo hincapié en dos objetivos puntuales; por un lado, el de recortar gastos de la rutina laboral del personal aeronáutico; y por el otro, el de renovar la flota de Austral, la otra línea del grupo AA.

Esos anuncios concitaron todo tipo de adhesiones y rechazos.

En el sindicato de Aeronavegantes consideraron que las advertencias de la nueva conducción forman parte de una estrategia patronal habitual en la previa de las negociaciones paritarias, con lo cual le bajaron el tono a la polémica.

Voceros consultados plantearon que la reunión de los secretarios generales con Malvido fue un primer encuentro formal antes de las negociaciones particulares de cada sindicato si bien fue “un poco picante”.

“Malvido no se calla nada. Algunos gremios salieron a dar un discurso  más combativo y él les bajó el precio porque dijo hacen ruido para la tribuna pero que él viene a gestionar y que no le importa la política porque es un gestor de empresas”.

En ese marco, el presidente enumeró una serie de temas que consideró “falencias de Aerolíneas y Austral” frente a lo cual dirigentes como Biró advirtieron que los nuevos administradores de la aerolínea de bandera: “vienen con la estrategia vaciadora de (Gustavo) Lopetegui”, el ex directivo de LAN, competencia de las empresas argentinas y actual vicejefe de Gabinete de la Nación, además de mano derecha de Marcos Peña.

Los Aeronavegantes señalaron que hasta este miércoles la información que circuló extensamente por los grandes medios de comunicación fue exclusivamente de la gestión de Malvido en alusión a una posible campaña de prensa de la administración renovada.

“En septiembre tenemos las paritarias y siempre nos piden una lista de cuestiones y condiciones laborales y salariales que son obviamente hacia la baja. Eso siempre pasó, con la gestión anterior y este año también. Este gerente (por Malvido) viene con la misma bajada pero de ahí a que lo logren es otra cosa”.

“Es lobby –prosiguió la fuente-. Quieren bajar ciertos criterios. Pero son cosas de siempre. Nosotros entendemos que hay decisiones obvias, como que tienen que rever la situación de aviones internacionales pero ellos también dicen que quieren reducir los descansos de los pilotos, y eso es una cosa muy objetable”, concluyó.

Fuente: Tiempo Argentino

Foto: Pedro Pérez