Los días oscuros para el empresario arrepentido Luis Betnaza no parecen tener fin: es que, a su complicada situación judicial en la causa cuadernos luego que admitiera el pago de coimas a funcionarios kirchneristas, el directivo de Techint también ingresó al blanqueo de capitales de 2016, con al menos $61 millones de pesos, que podría perder en el caso de resultar procesado en alguna de las causas por corrupción.

Betnaza, director institucional de la multinacional que comanda Paolo Rocca (en la foto con MM), se convirtió en imputado colaborador en la causa cuadernos la semana pasada, luego que admitiera el pago de coimas y “aportes” para destrabar una compleja situación de la sede venezolana de la compañía.

Tras ello, el propio Rocca acompañó la versión de Betnaza en el congreso de AEA, aunque no pareció ser suficiente: en su declaración ante el fiscal Carlos Stornelli, el ex funcionario Claudio Uberti desmintió los dichos del empresario y sostuvo que Techint, a través de Betnaza, había realizado al menos seis pagos con anterioridad al de Venezuela.

Pero eso no es todo, además de Betnaza, existen otros directivos de Techint que aprovecharon la generosidad de Mauricio Macri y su blanqueo de capitales: Marcela Rocca, difunta prima de Paolo, legalizó unos 6.900 millones de pesos, según consigno Verbitsky.

Por su parte, Roberto Bonatti, primo de Rocca y ejecutivo de la firma, declaró haber legalizado al menos $1.876.822.790 gracias a la amnistía propuesta por el Gobierno. Martínez Mosquera, director de Tecpetrol, otra de las firmas involucradas en los cuadernos de Centeno, declaró unos $122.657.948, mientras que el vicepresidente ejecutivo, Carlos Bacher, blanqueó unos $104.315.601.

Al día de hoy y según difundió la periodista Emilia Delfino en el diario Perfil, Techint es investigada en Italia, Brasil y Argentina por montar una red de sobornos dirigidos a un ex gerente de Petrobras en el país carioca para obtener contratos por US$ 1.600 millones, como viene informando PERFIL desde junio de 2017. Las declaraciones de dos hombres del grupo, Héctor Zabaleta y Betnaza, admitiendo pagos al kirchnerismo, ampliaron esa ruta de las coimas.

 

La abogada Graciana Peñafort advierte sobre un fallo de la Cámara que genera riesgos para las principales constructoras del país de perder ese beneficio

Tras la revelación que hizo El Destape sobre el blanqueo de dinero por parte de los empresarios vinculados a las fotocopias de los cuaderno del chofer Oscar Centeno, un análisis de la abogada Graciana Peñafort advierte los riesgos que corren las principales constructoras del país de perder ese beneficio.

La decisión de la Cámara Federalre rechazar la recusación del juez Claudio Bonadio presentada por el ex funcionario Oscar Parrilli puede ser la llave que haga caer el blanqueo.

Parrilli advertía que como él había denunciado penalmente al juez y ante el Consejo de la Magistratura podía actuar de manera condicionada. El juez rechazó esos argumentos ya que ambas denuncias, en el marco de la causa del Memorándum con Irán, fueron realizadas luego del inicio de la investigación del caso del GNL que comenzó en 2014.

“Es absurdo. Si es por eso, mañana denunciamos preventivamente a todos los jueces de Comodoro Py. Parrili no podía saber en el 2014 que seria investigado por Bonadio en esta causa en el 2018 y negarle la posibilidad de recurrir al juez en la primer oportunidad que tuvo de hacerlo en una causa que respecto al propio Parrilli es nueva, desnaturaliza el instituto de la recusación”, señaló en su cuenta de Twitter la letrada Peñafort.

Pero si ese va a ser el criterio, entonces respecto al blanqueo deberia aplicarse algo similar. Si para la recusación de Parrilli la causa se considera iniciada en el 2015 y por ende no es valida la denuncia posterior que hizo Parrilli contra Bonadio, antes de ser involucrado en la causa ‘fotocopiasgate’, el mismo criterio aplicaria a los empresarios que blanquearon”, agregó.

“Porque aun sin estar mencionados en la causa “fotocopiasgate” los empresarios ya estaban con dicha causa penal en curso, según el raro criterio de la Cámara respecto a Parrilli. La causa fotocopias es del 2014, aun cuando las fotocopias aparecieron en el 2018. Entonces cada empresario que aparecio en las fotocopias, tenia esta causa penal en curso desde el 2014, aun cuando no lo supiera. Como Parrilli, según la Cámara de apelaciones. Y al declarar como arrepentidos, necesariamente van a ser procesados”, advirtió.

Fuente: El Destape