En 57 universidades públicas de todo el país las clases todavía no arrancaron. La situación es crítica: en la paritaria docente, el Gobierno ofreció un aumento del 15% cuando la inflación ya ronda casi el 20% en 7 meses, y el presupuesto bajado desde el Ministerio de Educación para algunas de esas casas de estudio ni siquiera permite que se puedan pagar sus gastos y salarios, por lo que desde hace tres semanas se mantiene el cese de actividades como medida de fuerza.

La respuesta de la gente ante este panorama fue contundente: ya se realizaron abrazos simbólicos, como en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires o a la Universidad Nacional Arturo Jauretche, de Florencio Varela, la cual tiene un presupuesto que sólo permite pagar sueldos hasta octubre de este año.

Por otro lado, el jueves 30 de agosto se realizará una marcha “en defensa de la universidad pública”, convocada a las 17 desde el Congreso Nacional hasta el Ministerio de Educación.

Además de estas acciones, también se hizo viral una campaña en redes sociales para repudiar esta situación, expresar el apoyo a la lucha docente y defender el derecho a la educación pública. De esta manera surgieron los hashtag #LaEducaciónNoSeVendeSeDefiende y #UniversidadesEnPeligro.

Así, bajo el mensaje “seguí la cadena, rompé el cerco mediático”, estudiantes, graduados y graduadas son invitados a compartir qué carrera estudiaron y en dónde con el fin de visibilizar el reclamo, ya que la noticia es ocultada en los principales medios de comunicación.

Fuente: El Destape