por Jonathan Raed –

Las canastas que se utilizan para medir los niveles de pobreza y de indigencia volvieron confirmar la tendencia a la suba, con respecto a la inflación general. Esto significa que los sectores más golpeados por la inflación son los de menos recursos. La fuerte alza en los alimentos y en transporte (elementales para estas canastas) son los principales disparadores de esta desigualdad.

En el informe publicado este jueves por el Indec, se establece que la Canasta Básica Alimentaria (CBA, se usa para medir indigencia) subió en julio un 3,5 por ciento. En el acumulado anual, el número se fue a 22,2%. La interanual (julio 2017 – julio 2018) llegó a 32,4%. En todos los casos, la canasta de indigencia superó a la inflación general: 3,1%; 19,6% y 31,2%, respectivamente. La diferencia es aún mayor si se toma en cuenta la inflación del Gran Buenos Aires (Indec utiliza los precios de GBA para valorizar la CBA). El IPC-GBA aumentó en el mismo período 2,8%; 19,3% y 30,9%, respectivamente.

La Canasta Básica Total (CBT, se usa para medir pobreza) subió en julio un 2,7% y es el único valor que se encuentra por debajo del IPC general. Sin embargo, en el acumulado anual, se elevó un 20,7%, mientras que la interanual alcanzó la alarmante cifra de 34%. Esto indica que pese a la leve baja a nivel mensual (-0,4 contra IPC Nacional y -0,1 contra IPC-GBA), la canasta de pobreza es la que más sufrió la inflación en los últimos 12 meses y en lo que va de 2018.

Traducido a pesos, estos números determinan que una pareja con dos hijos menores de 10 años necesitan $ 8.118 para no ser indigentes y $ 20.134 para no ser pobres. Si se agrega un tercer hijo, los valores se van a $ 8.539 y $ 21.176, respectivamente.

El gran disparador de estas subas son los precios en los alimentos y el transporte. En julio, el ítem “Alimentos y bebidas no alcohólicas” subió un 4%, mientras que “Transporte” llegó a 5,2%.

En julio de 2019 (según el aumento del 25% dispuesto por el Gobierno Nacional hace diez días), el Salario Mínimo Vital y Móvil llegará a $ 12.500. Con esto, el Salario Social Complementario llegará a $ 6.250.

Fuente: Tiempo Argentino

Foto: Eduardo Sarapura

Macri llevó al país al segundo lugar de mayor inflación en la región y al cuarto lugar en el mundo

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) realizó un informe donde analiza la inflación en el país, y reveló que Argentina, tomando en cuenta el incremento de 19,6% acumulado en los primeros 7 meses del año, alcanza el segundo lugar en la región, solo superada por Venezuela, con 10664,7%.

Le siguen muy de lejos Uruguay, con 6,5 %, Brasil con 2,9 %, Colombia con 2,3 %, y el resto de los países de América del Sur, con México incluida, que no superan hasta el momento el 2%.

Cuando desde la Undav llevan el cálculo al ámbito global, verifican que Argentina se encuentra en el cuarto lugar de los países con las mayores inflaciones del mundo medida interanualmente.

Venezuela encabeza el ranking con una hiperinflación del 82.766 % interanual y el podio lo completan las economías africanas de Sudán del Sur y Sudán con 123% y 64% respectivamente.

Detrás aparece la Argentina en el cuarto lugar con 31% interanual, seguida por Congo con 30% y Siria 27%, que forman el grupo de los países con más de 25% de inflación interanual.

 

En el informe destacan que “el pasado mes de julio arrojó una suba de precios del 3,1%”, medido por el IPC del Indec a nivel nacional; y “en lo que va del 2018 ya acumula un incremento del 19,6%; mientras que, en comparación a julio de 2017, la suba llega a 31,2%”.

“Con los guarismos vistos hasta el momento, los analistas calculan que para todo este año la suba de precios se ubicará entre el 32% y 35%, más que el doble de la vieja meta del gobierno del 15%, que a esta altura pasó a ser una anécdota”, completaron.

Una de las formas que presentan desde Undav para dimensionar el incremento es a partir de la comparación de la inflación acumulada en los últimos 32 meses, desde diciembre de 2015, con los últimos 32 meses de la gestión anterior; y se observa un alza precios de 120,9% desde que asumió Mauricio Macri, y de un 103,3% en los últimos 32 meses de gobierno de Cristina Kirchner.

Fuente: Va Con Firma