El quincho de Chacra IV fue el espacio elegido para esta convocatoria y quedó chico para la concurrencia de vecinas, vecinos, referentes barriales y sociales. Tras una breve introducción de Carlos Menéndez, integrante de la fuerza organizadora, comenzó a circular la palabra. Pronto quedó en claro que, además de pensar el pueblo, se lo siente.

Uno de los referentes del deporte social abrió la ronda señalando un factor que es común a todos los barrios: la dura realidad que afecta a los más vulnerables, los chicos y los jóvenes, en momentos en que la crisis económica y social se agrava. Y también fue el primero en expresar su confianza en que es posible salir adelante, con el trabajo conjunto de las organizaciones vecinales y el acompañamiento de un Estado con presencia real.

Andrés Aburto, reconocido trabajador y poeta local, rechazó la política como asunto de unos pocos en beneficio de unos pocos, resaltando el valor y la necesidad de transformarla en la fuerza que puede hacer más justa una sociedad tan compleja como la nuestra.

El dirigente del barrio Cantera, Angel Carvallo, reforzó la urgencia de encarar proyectos integradores dirigidos a la gran población infantil y juvenil, porque allí radica la posibilidad de mejorar la vida y el desarrollo en los barrios.

“Lalo” Cifuentes, referente de otra entidad deportiva barrial, marcó la grave ausencia del Estado en estos tiempos: indicadores como merenderos y comedores comunitarios llenos no son buen dato, y formuló la importancia de sumar todas esas expresiones parciales para cambiar a favor de quienes más lo requieren. Destacó la importancia de revalorizar el trabajo político con estos claros objetivos.

El dirigente social de Cordones, Walter Morea, aprobó la aparición de un espacio de construcción a partir de la comprobada calidad humana, la sensibilidad social y la coherencia política de quienes lo conforman. Y puso en foco la problemática del vertedero municipal, que afecta directamente a miles de vecinos,  en el contexto de una situación provincial y nacional de recortes presupuestarios y abandono de los municipios.

Un vecino del Arenal también planteó que las prioridades deben ser para los menores, con ayudas directas y concretas para el fútbol infantil. Indicó que ya se ven situaciones de chicos con hambre, y todas las consecuencias que las necesidades extremas van generando.

La periodista Laura Sibón sumó su palabra para reclamar por más participación vecinal, como única forma de enfrentar y vencer a los aparatos partidarios establecidos. Planteó la importancia del trabajo de un espacio político nuevo que se junta con la gente, escucha sus necesidades y expectativas y responde con fuerza e inteligencia.

Gisella Paschetta, vecina y artista local, también reclamó mayor involucramiento, hacerse cargo del lugar en el que se encuentra cada uno, reconocerse y hacerse escuchar, teniendo bien presente que es el pueblo el que le da o le quita el poder a quien gobierna.

Ernesto Coliluan, el reconocido organizador de la Maratón por Natalia Ciccioli, sintetizó el sentimiento compartido por la realidad local y nacional, su dolor por una Argentina y un San Martín donde todo parece ir a contramano de la gente y su esperanza en que una fuerza surgida del pueblo comience a buscar soluciones antes que culpables.

Rodrigo Franco, activo representante de Confluencia, intervino para hacer un reconocimiento al trabajo valioso y admirable de todos los dirigentes del deporte barrial, destacando que se le pierda el miedo a la palabra y el ejercicio de la política bien entendida, la única manera de cambiar esas realidades que duelen.

El histórico referente de Libres del Sur, Daniel Tórtora, reforzó la importancia de hacerse poderosos desde la unidad, de seguir el rumbo que traza la gente y prepararse para gestionar el crecimiento en lugar de administrar la pobreza.

Finalmente, Fernanda González, referente de Confluencia San Martín de los Andes, reivindicó su pertenencia afectiva a este pueblo, como hogar y lugar de trabajos y construcciones familiares. Remarcó el sentido de herramienta política de este espacio vecinal pensado e impulsado por sanmartinenses para sanmartinenses. Coincidió en el núcleo de todo lo expresado por las vecinas y vecinos: el foco en la niñez, la adolescencia y la juventud de nuestro pueblo.

“Por ellos tenemos que trabajar” expresó en el cierre, antes de compartir un muy oportuno guiso de lentejas con todos los presentes. “Y porque somos parte de lo mismo, vamos por la unidad y solidaridad entre los vecinos, desde los vecinos. Tenemos una esperanza: hacer un pueblo mejor.”