El presupuesto enviado al Congreso refleja el brutal ajuste que recaerá en todas las áreas. Entre ellas, una de las más dramáticas la sufrirá la Dirección Nacional de Sida, que tendrá 1.724 millones de pesos menos para VIH en Argentina. Si el Congreso lo aprueba, el 30% de las personas con VIH quedarán sin tratamiento y el acceso a medicamentos, los tratamientos y la prevención están en riesgo.

“El 60% de la inversión en antirretrovirales y medicamentos para el VIH se compra a compañías farmacéuticas multinacionales; su precio está dolarizado. Con 43 millones de dólares menos en el presupuesto, va a haber muchos que nos vamos a quedar sin medicación. Sin medicamentos nos vamos a morir” expresó José María Di Bello, Secretario de Fundación GEP.

El Observatorio de Medicamentos de Fundación GEP alertó la semana pasada y ahora se confirman los datos: con el proyecto de presupuesto presentado al Congreso, habrá una reducción significativa de los recursos.

En Argentina hubo faltantes de medicamentos en los años 2001, 2016 y 2017 y muchas personas debieron interrumpir sus tratamientos. También renunciaron tres Titulares de la Dirección Nacional de Sida por deficiencias en las compras de tratamientos en los últimos 3 años.

“Las renuncias siempre se dieron en septiembre. Casualmente esto sucede cuando se presentan los proyectos de presupuesto para el año siguiente. Por otro lado en estos tres años se concretaron muy pocas compras de medicamentos antirretrovirales, es decir, no habría stock para cubrir las necesidades de las personas en tratamiento. La disolución del Ministerio y la reducción de presupuesto se da en un marco crítico. El Congreso no debería aprobar el recorte porque atenta contra la vida de miles de personas”, dijo Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de Fundación GEP.

Fuente: El Destape