La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) advirtió en un comunicado que “el proyecto de Presupuesto Nacional para 2019 presentado por el gobierno constituye en sí mismo la negación de todo lo que viene reclamando el sector para salir de la emergencia económica, sostener las unidades productivas y avizorar alguna perspectiva de reactivación”.

Eduardo Fernández, presidente de Apyme sostuvo que “si no hay contención en lo que hace a defender y recrear el mercado interno, si no hay defensa de nuestra industria nacional, sin asistencia financiera, sin mercado interno, y sin un tratamiento impositivo diferenciado; está definido el combo perfecto para asegurar la mortalidad de muchísimas más empresas en los próximos meses”.

“Para las pymes son muchas malas noticias”, agregó Fernández y remarcó que “cuando uno ve la proyección de los recursos impositivos, sigue la inequidad en el sistema tributario y la profundización en cuanto a la presión tributaria total, sacrificando las supuestas y comprometidas rebajas impositivas para el sector”.

En el comunicado, Apyme sostuvo que “el proyecto de presupuesto nacional se constituye principalmente en una señal a los mercados para reabrir las posibilidades de endeudamiento, el cual no tiene por objetivo impulsar la producción y el trabajo nacional sino la actividad especulativa y la fuga de divisas”.

A pesar de que desde la entidad ya empezaron “conversaciones con senadores y diputados” y pidieron “ser invitados para hacer observaciones”, Fernández advirtió que el presupuesto “tiene un alto grado de inconsistencia” y lo calificó como “un dibujo hasta muy mal hecho desde el punto de vista técnico”.

“Acá hay una aceptación de los dictados de los organismos internacionales de crédito y parece que a los que no hay que consultar es a la población, a las pymes, a los trabajadores, a los profesionales y a los investigadores; sin eso el país no va a funcionar, ni tener recursos”, indicó.

El presidente de la entidad agregó que “en términos reales aproximados hay una rebaja de las partidas del unificado ministerio de Producción y Trabajo del 30%” lo que “significa que todo lo que sea la promoción, el salvataje de empresas, la promoción de emprendedurismo, la formación laboral, los recursos para salvar empresas con mecanismos como el Repro, sufren una disminución tremenda”.

Desde Apyme sostuvieron que con este presupuesto “se ratifican la continuidad y la profundización de una política económica procíclica, basada sobre el enfriamiento de la actividad y subordinada al objetivo de déficit cero comprometido con el FMI y el pago de la deuda pública”; lo que implica que “el mercado interno continuará fuera de las prioridades gubernamentales, como refleja la contracción del 1,6 en el consumo privado que se maneja”; hecho que va a provocar que “las ventas Pymes continuarán disminuyendo”.

“Bajo estos lineamientos, no hay perspectivas favorables para las pymes, la industria nacional, los trabajadores, la economía social, las cooperativas y los sectores más postergados de la población”, concluyeron.

Empresas grandes malas y chicas buenas

La semana pasada el presidente Mauricio Macri sostuvo en un discurso que “todos queremos un país que deje de pensar en que las pymes son buenas y las grandes empresas son malas”.

Fernández indicó “a una empresa no se la califica como mala o buena por ser grandes o chicas, el problema es que hay intereses contrapuestos” y remarcó que “las grandes empresas tienen en esta administración muchos de sus directores, gerentes o Ceos en el gobierno, mientras que las pymes no tenemos representantes”.

“Tenemos distintos intereses y distintas funciones en la sociedad” agregó el empresario nacional y dijo que “la lógica empresarial entre las grandes y las chicas es muy distinta, el capital de trabajo, el acceso al crédito, el tratamiento impositivo y hasta la fijación de precios; porque al ser muchas de ellas de carácter monopólico u oligopólico manejan el mercado”.

Para Fernández “de las 500 principales empresas del país más del 70% son subsidiarias de empresas extranjeras” por lo tanto “no hay empresarios ahí sino que se toman decisiones del tipo globalizado, y no priorizan ni el trabajo, ni la defensa nacional”.

En cambio, “como pymes somos más de 853.000 unidades repartidas por todo el país y las grandes empresas priorizan otros intereses que no son la prestación de servicios, comercios e industria en áreas que no son poco rentables sino que son las más rentables siempre.”

Fuente: Va Con Firma