Todos los bloque políticos de la oposición de la Cámara de Diputados de la Nación firmaron un pedido de sesión especial para el jueves próximo, con el objetivo de frenar la nueva medida del gobierno que prevé un resarcimiento por parte de los usuarios a las compañías proveedoras de gas, con el argumento que las empresas perdieron dinero luego de la devaluación.

La solicitud volvió a mostrar una oposición unificada en contra de una decisión arbitraria y lesiva para el conjunto de la sociedad. En lo que va del gobierno de Cambiemos, la ley anti-despidos y el rechazo a los tarifazos también habían articulado posiciones compartidas entre los diferentes espacios no oficialistas.

En esta ocasión, desde la oposición piden la derogación de la resolución 20/2018, que dispuso un cargo extra en la factura de gas, a ser pagado en 24 cuotas, para compensar a las compañías prestadoras por la devaluación.

El pedido de sesión fue firmado por los jefes del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi; y del Frente Renovador, Graciela Camaño. Respecto de la tercera bancada en importancia numérica por fuera del oficialismo, se informó que Pablo Kosiner, del llamado Bloque Justicialista, se encuentra de licencia.

Asimismo, suscribieron el planteo Leonardo Grosso, del Movimiento Evita; Nicolás del Caño por el Frente de Izquierda; e Ivana Bianchi por Unidad Justicialista, bloque este último que representa al peronismo sanluiseño liderado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

También dentro de Cambiemos, el cobro extra en la factura de gas dispuesto por la Secretaría de Energía fue tomado de forma negativa. Los radicales, integrantes de la alianza oficialista, solicitaron al Ejecutivo que revea la medida y trate de encontrar “algún punto medio” para no afectar a los usuarios.

El grupo de Sergio Massa, por su parte, sumó un amparo judicial a los más de 30 recursos presentados en tribunales de distintos lugares del país por organizaciones de defensa del consumidor.

El massismo argumentó que “estamos frente al peligro de tolerar lo intolerable, de concebir lo inconcebible, por cierto: que un usuario -en definitiva, un ciudadano- que siempre pagó de buena fe lo que entendió corresponder acorde con las boletas que le enviaba la propia prestadora del servicio -gas, en este caso-, tenga que aceptar poco tiempo después que, en realidad, era un moroso porque sus pagos, que no eran sino efectuados de una sola vez y por los importes referidos en las boletas recibidas, no tenían valor cancelatorio”.

Desde el Pro en la Cámara de Diputados, esperaban algún gesto del Ejecutivo que cancele la medida, porque temen que la persistencia de la misma pueda poner en riesgo la aprobación de presupuesto. Esperan que Mauricio Macri, como tantas otras veces en las que sus medidas generaron alerta y fuerte rechazo social, finalmente dé marcha atrás.

Fuente: Va Con Firma