La normativa tiene por objeto principal crear el marco legal de funcionamiento y desarrollo de actividades comerciales y turísticas de las Comunidades Mapuches dentro de su territorio comunitario, y en jurisdicción de la Ciudad de San Martín de los Andes.

Dentro de la normativa de referencia se Crea un registro de las Actividades Comerciales y Turísticas en Territorio Comunitario Mapuche, en la que se describen los tipos de actividades posibles a desarrollar.  También la ordenanza fija los requisitos para desarrollos gastronómicos y desarrollos y servicios turísticos.

A su vez se crea un Fondo para el Desarrollo en territorio comunitario Vera y un Fondo para el desarrollo comunitario en territorio comunitario Curruhuinca, el cual se nutrirá con los dineros recaudados en conceptos de tasas, aranceles y multas que se recauden en cada territorio comunitario, que serán imputados al desarrollo de cada territorio con acuerdo del Ejecutivo Municipal y la Comisión Directiva de cada comunidad.

Consideraciones 

Es de mencionar que la norma fue aprobada por mayoría con el afirmativo de los Concejales Winkelman, González, Moreno, Vincent, Juárez, Cúneo, Manson y Rodríguez; no acompañó el proyecto el Concejal Schroh y no participaron de la votación los Concejales d`Amorim y Ramos.

Inauguró el uso de la palabra el Concejal Manson indicando que la ordenanza está “basada en el trabajo y el diálogo en la mesa intercultural, que reivindicamos, nos enorgullece e incluye la mirada de las comunidades. Es un ejemplo de San Martín de los Andes para toda la Argentina, donde se debaten temas que en otros lugares son tremendamente conflictivos”, y agregó que esta norma “promueve el desarrollo turístico y económico de las comunidades, cuidando a cada una de las personas que nos visitan.”

Por su parte el Concejal Schroh expresó su disidencia en el hecho “de que no deberíamos legislar sobre lo legislado”, entendiendo que, técnicamente, la ordenanza repite normativas ya vigentes y no era necesario repetirlas, y sí incluir temas puntuales no legislados que complementen lo existente.

Asimismo fundamentó su postura en que “somos todos iguales ante la ley y somos todos iguales en la dignidad de las personas; en lo que no somos iguales es en las creencias y en el modo de llevar adelante nuestras vidas; pero creo en la igualdad ante la ley, y esta norma se superpone con otras.”

En el mismo sentido el Concejal d’Amorim, si bien expresó su coincidencia con el espíritu de la norma en referencia al desarrollo económico de las comunidades, objetó algunas cuestiones técnicas en cuanto a la redacción de la norma.

A su turno el Concejal Moreno se pronunció a favor del proyecto diciendo que “con esta herramienta le estamos dando posibilidades para que las comunidades se desarrollen y desde el estado hemos estado trabajando para esto.”

En cuarto intermedio hicieron uso de la palabra los lonkos de ambas comunidades, en el caso de los Vera, Julio Vera aseguró “estamos muy contentos, hemos hecho un trabajo muy importante con los concejales y el ejecutivo; y sentados en esta mesa pudimos conocernos y construir grandes cosas; esta ordenanza nos empuja a seguir proyectando y creo que es paso más en la construcción intercultural”.

Seguidamente Ariel Epulef, por la comunidad Curruhuinca, sentenció “esta es una manera de mostrar la interculturalidad con hecho concretos; y seguir apostando a la construcción en el ámbito de la mesa intercultural”. En referencia a la propuesta del Concejal Schroh, Epulef indicó que “se piensa que somos todos iguales, y que está mal hablar de las diferencias y me parece que es un concepto errado; plateamos que se reconozca la preexistencia del pueblo mapuche, con su cultura, su diversidad y su proyección; y hoy el escenario turístico, por necesidad, por desarrollo nos lleva a generar las normas que nos regulen mutuamente. Hoy dejamos de ser simplemente una excepción, marcada claramente en la carta orgánica municipal.”

Seguidamente el Concejal Rodríguez pronunció que “en ningún caso los lonkos pidieron un trato diferente ante la ley. Y además la Constitución Nacional reconoce la preexistencia de los pueblos originarios y lo reconoce como otro pueblo; la Constitución Provincial reconoce al pueblo mapuche como preexistente al estado y lo reconoce como otro pueblo. Y la Carta Orgánica Municipal da un paso más allá, nos convoca a ser una comunidad intercultural, nos llama al encuentro, a que nos pongamos de acuerdo. Y que la proyección de la que hablan como pueblo, nos hace mucho mejores ciudadanos a nosotros”, sentenció.

Fuente y foto: Prensa Concejo Deliberante