. VI.- Además de no privarse de cualquier peste que lo asemeje a los reinos centrales, Urgenta es un país que padece algunas endemias notables.

Si existiera un ranking de países de acuerdo a los malestares hepáticos que afectan a su población, sería encabezado por Urgenta. Y no es porque los esforzados urgentinos y urgentinas no resistan una dieta abundante en grasas saturadas, refrescos edulcorados y carbohidratos en su salsa.

Tampoco es porque sometan a sus sistemas a suculentas dosis de pastillas para todo, sin privarse de mezclar todo tipo de alcoholes fermentados, destilados y afines, todo legal y en cantidad.

No puede, asimismo, señalarse que los trastornos hepáticos tan característicos del habitante de Urgenta provengan del cotidiano castigo a la zona del hígado que les aplican sin descanso los propaladores masivos de noticias, muy especializados en provocar derrames biliares de disgusto e indignación.

No, nada de eso. Lo que sus hígados no toleran es que al otro  le vaya bien.